Los gobernadores y alcaldes demócratas preparan a la Guardia Nacional y a la policía para las protestas en noche electoral

por Jacob Crosse
2 noviembre 2020

A cuatro días de las elecciones del 3 de noviembre, los gobernadores de los estados, los alcaldes locales y el presidente Donald Trump se preparan para manifestaciones masivas, activando centros de operaciones de emergencia, preparando las fuerzas policiales en los colegios electorales y movilizando a los soldados de la Guardia Nacional y a los paramilitares federales.

La movilización de Trump de miles de soldados y agentes federales, incluyendo un número indeterminado de agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Washington DC, no tiene precedentes.

La Guardia Nacional de Ohio en septiembre. (Foto AP/Tony Dejak)

Es ampliamente aceptado que el vencedor presidencial oficial no será declarado la noche de las elecciones, dado que millones de personas están votando por correo. Sin embargo, Trump ha declarado repetidamente que cree que la elección debe decidirse la noche de las elecciones. Esto es para prevenir el conteo de las boletas de voto por correo, que favorecen a los demócratas, y que Trump ha atacado sin fundamento como fraudulentas. Para apoyar esta estrategia, puede invocar la Ley de Insurrección, desplegar tropas federales y movilizar milicias fascistas.

Pero los líderes demócratas también están movilizando fuerzas para la noche de las elecciones, no para desafiar a Trump, sino para suprimir las manifestaciones convocadas en oposición a cualquier intento de golpe de Trump. Esto sólo refuerza la mano de Trump.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, convocó a cientos de soldados de la Guardia Nacional, supuestamente para sofocar las protestas contra el asesinato policial de Walter Wallace, Jr. de 27 años, el lunes. Sin embargo, con las protestas mayormente calmadas por ahora, las tropas no se van. El viernes, los soldados llegaron y comenzaron a desplegarse en la ciudad de Filadelfia cuando el alcalde demócrata Jim Kenney impuso otro toque de queda de 15 horas, comenzando a las 9 p.m. del viernes y durando hasta las 6 a.m. del sábado. Al momento de escribir este artículo, los Humvees, los porta tropas de 2.5 toneladas de la serie M-35 y los soldados uniformados que llevan rifles de asalto M-4 están apostados afuera del Ayuntamiento y en todo el centro de Filadelfia.

En una entrevista con la CBS, Kenney declaró que esperaba que la presencia de cientos de soldados "proporcionara calma y permitiera a la policía salir a combatir el crimen y arrestar a estas personas que están saqueando y destruyendo la propiedad". Ni el alcalde ni el comisionado de bomberos de Filadelfia, Adam Theil, podían decir con certeza cuánto tiempo estarían las tropas estacionadas en la ciudad.

"Ese va a ser un despliegue flexible, también de día a día, únicamente para proporcionar seguridad a nuestros vecindarios", dijo Thiel.

Aproximadamente 300 soldados de la Guardia Nacional de Washington (estado) han recibido recientemente "Asistencia Militar para el entrenamiento de disturbios civiles". Aunque el gobernador demócrata Jay Inslee aún no ha activado oficialmente a los soldados para la elección, en una reciente conferencia de prensa dijo: "Estamos considerando una variedad de formas, medidas para asegurarnos de que proporcionamos seguridad, y creo que tenemos un buen manejo de eso".

En Chicago, la alcaldesa demócrata Lori Lightfoot anunció el viernes que había activado el centro de operaciones de emergencia de la ciudad durante 10 días en preparación para las elecciones. Lightfoot dijo que entre 60 y 300 camiones de basura, esparcidores de sal, quitanieves y camiones de agua estaban listos para ser desplegados para proteger los "distritos comerciales". Mientras declaraba que no había "amenazas creíbles" para la ciudad y que a Trump "no se le permitirá en absoluto" desplegar tropas federales en la ciudad, Lightfoot advirtió, "si necesitamos tomar medidas más agresivas para proteger la ciudad... tomaremos esas acciones".

Los gobiernos de los estados republicanos y pro-Trump también están preparando medidas enérgicas. A principios de esta semana, un portavoz de la Guardia Nacional de Texas anunció que hasta 1.000 soldados serán desplegados en cinco ciudades a partir de este fin de semana. El gobernador de Texas Greg Abbott se negó a revelar los detalles de por qué y dónde se estaban desplegando los soldados, declarando durante una conferencia de prensa el miércoles: "Nuestro trabajo es asegurarnos de que las ciudades van a ser seguras y en ese sentido queremos asegurarnos de que en el caso de que haya alguna protesta después de que concluyan las elecciones, tendremos el personal adecuado para asegurarnos de que podremos hacer frente a cualquier protesta que pueda convertirse en disturbios".

En Delaware, Iowa y Washington, un número no especificado de soldados de la Guardia se encargará de proporcionar "asistencia de seguridad cibernética". Durante una conferencia de prensa el jueves, el secretario de estado de Iowa, Paul Pate, flanqueado por representantes del Departamento de Seguridad Nacional, la Guardia Nacional de Iowa y la Oficina Federal de Investigación, advirtió que "los malos agentes... sentados en Moscú o Pekín" estaban tratando de "crear dudas en la mente de nuestros votantes y nuestros ciudadanos".

Mientras tanto, en Washington DC, donde las protestas continúan tras la muerte de Karon Hylton-Brown como resultado de una persecución policial, dos oficiales anónimos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) confirmaron con la NBC que a los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), del Servicio Federal de Protección y de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CPB) se les ha dicho que se preparen para "proteger la propiedad federal" en DC. Estos agentes forman parte de la recién creada fuerza paramilitar Trump apodada "Fuerza de Tareas de Protección de las Comunidades Americanas".

Creada por orden ejecutiva en junio en respuesta a "anarquistas y extremistas de izquierda", la fuerza de tareas, que incluye a los matones de BORTAC, fue enviada a Portland durante el verano para secuestrar y golpear a los manifestantes en las afueras de la corte federal. Hablando con NBC, Chase Jennings, un portavoz del DHS, dijo que la agencia está "totalmente preparada en cuanto a la seguridad de la noche de las elecciones".

Mientras tanto, los ultrarricos de Nueva York se preparan para el día de las elecciones contratando a policías fuera de servicio equipados con "metralletas" para vigilar sus multimillonarios áticos y condominios. Según una fuente que habló con el New York Post, los administradores de los edificios, trabajando en conjunto con el Departamento de Policía de Nueva York y el DHS, están proporcionando "oficiales con subametralladoras". La fuente añadió: "Siempre hemos tenido una seguridad inmensa, pero habrá más". Tendremos patrullas extra".

(Artículo publicado originalmente en inglés el de de 2020)

 

El autor también recomienda:

FBI raids neo-Nazi camp in Michigan as national connections of Whitmer plotters emerge
[30 octubre 2020]

Police officer threatened to kill Democratic mayor of Phoenix, Arizona
[30 octubre 2020]

Trump holds closed-door meeting with Special Forces troops
[30 octubre 2020]