Por una huelga escolar europea contra la pandemia

por los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social
2 noviembre 2020

El continente europeo se encuentra en medio de un desarrollo catastrófico, que empequeñece todo lo que ha ocurrido hasta ahora a lo largo de la pandemia del coronavirus. Si los negocios no esenciales, escuelas y guarderías no se cierran de inmediato, la sobrecarga de los sistemas de atención médica y la muerte prematura de millones de personas es inevitable.

Pero los gobiernos de todo tipo han dejado en claro que no tomarán medidas serias para contener el virus que podrían reducir las ganancias de los ricos. El miércoles, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, anunciaron que a pesar del crecimiento exponencial de las tasas de infección, las escuelas y las empresas deben permanecer abiertas.

Esta política es apoyada por todos los partidos burgueses y los sindicatos. Las escuelas y las guarderías se reabrieron en condiciones completamente inseguras, lo que alimenta las infecciones, y no deben cerrarse nuevamente, a pesar de las infecciones masivas, para no poner en peligro la capacidad laboral de los padres.

Bajo estas condiciones, los estudiantes y los trabajadores jóvenes deben asumir la responsabilidad de su propia salud y la vida de sus familias. En Grecia, los estudiantes ya han ocupado cientos de escuelas para evitar una enseñanza insegura. En Polonia, miles de estudiantes protestaron contra la política de inmunidad colectiva y pidieron un boicot escolar.

Estas iniciativas son extremadamente importantes y deben extenderse a todo el continente y ser el punto de partida de una huelga general integral contra la política de propagación desenfrenada del virus. Ésta es la única forma de prevenir una catástrofe humanitaria.

Sobre una base de investigación científica, la cuestión ahora se ha resuelto claramente. Los niños y adolescentes tienen la misma probabilidad de infectarse que los adultos y transmitir el virus con una frecuencia similar. Dada la falta de medidas de seguridad, las escuelas y las guarderías se convierten inevitablemente en un caldo de cultivo para la pandemia.

Un departamento del Ministerio de Salud de Gran Bretaña admitió recientemente que casi la mitad de las infecciones en todo el país eran atribuibles únicamente en el sector de la educación. El Instituto Robert Koch de Alemania también ha señalado la importancia de las escuelas en el proceso de infección. Más recientemente, estudios exhaustivos de las universidades de Oxford y Viena concluyeron que el cierre de escuelas en el pico de la primera ola fue, por ahora, la medida más eficaz para combatir la pandemia en un gran número de países estudiados.

Sin embargo, estos resultados están siendo intencionalmente ignorados y los padres y los estudiantes están siendo engañados deliberadamente para que mantengan las escuelas en movimiento. Por ejemplo, Stefanie Hubig (Partido Socialdemócrata, SPD), presidenta de la Conferencia de Ministros de Educación del Estado, mintió cuando dijo: "Las escuelas no son los impulsores de la pandemia". El ministro de Educación del Estado de Sajonia, Christian Piwarz (Unión Demócrata Cristiana, CDU), incluso había descrito falsamente a los niños como "zapatas de freno" de la pandemia.

Con estas desvergonzadas falsedades, se está aplicando una política que no solo amenaza la vida de millones de personas previamente enfermas, débiles y mayores, sino que también pone en peligro a los jóvenes. Estudios recientes confirman, por ejemplo, que incluso los deportistas más jóvenes pueden sufrir daños cardíacos, aunque no presenten síntomas.

Mantener las escuelas abiertas no es por el bienestar de los niños y los jóvenes, sino únicamente para mantener la capacidad de los padres para trabajar y así garantizar las ganancias de los bancos y corporaciones. Y los capitalistas insisten en que esto no debería generar costos adicionales.

Si se tratara del bienestar de los niños, miles de millones de dólares de inversión en el sistema educativo habrían hecho posible impartir la enseñanza en pequeños grupos separados y salas bien ventiladas, logrando así una mejora sostenida del sistema educativo en dificultades, como lo exigen los principales biólogos desde un principio. Las familias más pobres se habrían equipado con la tecnología necesaria para el aprendizaje digital.

Pero para los políticos de todos los partidos, incluso la compra de sistemas de ventilación por 100 euros por niño era demasiado para hacer las aulas un poco más seguras. En cambio, cientos de miles de millones fueron arrojados por las gargantas de los bancos y corporaciones de toda Europa en forma de paquetes de estímulo económico y compra de bonos. En Alemania, el paquete de estímulo económico del verano también incluyó 10 mil millones de euros en gastos de armamento para la Bundeswehr (Fuerzas Armadas).

El que no se trate del bienestar de los jóvenes se desprende del hecho de que, a diferencia de las grandes corporaciones, los jóvenes no reciben ningún apoyo. Muchos estudiantes de clase trabajadora tienen que dejar sus estudios debido a la pérdida de sus trabajos de tiempo parcial debido al coronavirus, y el gobierno prácticamente no brinda apoyo real. Además, las estimaciones asumen que este año faltarán decenas de miles de plazas para aprendizaje.

De una manera particularmente aguda, la pandemia muestra que el capitalismo ya no puede ofrecer un futuro a la juventud. Su derecho a la educación, a un trabajo decente e incluso a su salud está siendo sacrificado para los intereses de lucro inmediatos de una estrecha oligarquía financiera. Sin educación y desempleados, volverán a hacer de carne de cañón para las guerras libradas por los intereses económicos de las potencias imperialistas.

La precaria situación de la juventud es parte de los feroces ataques sociales contra toda la clase trabajadora. Las corporaciones están utilizando la pandemia para impulsar medidas de reestructuración planificadas desde hace mucho tiempo y despidos masivos. El mismo personal que inicialmente se vio obligado a volver a trabajar en condiciones precarias está siendo arrojado a las calles en masa en la industria, el comercio minorista y la aviación.

Una huelga general que cierre las escuelas inseguras solo puede ser el preludio para una lucha integral de toda la clase trabajadora europea e internacional. Debe forzar el cierre inmediato de las escuelas y el reemplazo total del salario para los padres que deben cuidar a sus hijos. Debe detenerse la producción no esencial. Solo sobre esta base se pueden crear condiciones seguras en la educación cuando disminuyan las tasas de infección, con miles de millones invertidos en escuelas y guarderías. Las siguientes demandas son fundamentales para esto:

¡Cierren las escuelas y prepar en una educación segura! Dada la horrenda propagación del coronavirus en Europa, las escuelas del continente deben cerrarse de inmediato. Solo cuando el número de casos haya caído por debajo del 0,1 por ciento de la población, las clases se podrán impartir en grupos de aprendizaje pequeños y fijos que estén separados físicamente y alojados de forma segura. Debe proporcionarse protección especial a los grupos de riesgo.

¡Inviertan miles de millones en una educación segura y decente! Para garantizar condiciones seguras cuando haya disminuido el número de infecciones, se deben invertir miles de millones en escuelas y guarderías, especialmente en la contratación de miles de nuevos maestros y educadores. Sus salarios deben aumentarse significativamente.

Un salario total para los padres que deban cuidar a sus hijos. Los padres deben recibir un reemplazo de salario completo por el cuidado de sus hijos. Las familias más pobres deben recibir un apoyo especial y recibir equipos de alta calidad para el aprendizaje digital.

¡Detengan toda la producción no esencial! Hasta que se contenga la pandemia, solo las industrias clave, como la producción de alimentos, la atención médica y la logística, deben permanecer abiertas. Los trabajadores de estas industrias deben estar equipados con las medidas de protección más avanzadas para prevenir infecciones. ¡Todos los demás deben cobrar paga completa!

Cuando estudiantes, profesores y trabajadores luchan por estas demandas, se enfrentan a todos los partidos en el Bundestag (parlamento federal alemán). No solo la CDU y el SPD gobernantes, sino también el Partido Demócrata Libre (FDP), los Verdes y el partido La Izquierda están implementando la inhumana política de inmunidad colectiva a nivel estatal. En Turingia, el partido La Izquierda juega el papel principal en la reapertura despiadada de escuelas y negocios bajo el gobierno del primer ministro estatal Bodo Ramelow.

En España, el pseudoizquierdista Podemos, junto con el socialdemócrata Partido Socialista Obrero Español (PSOE), es particularmente agresivo en la implementación de una política de inmunidad colectiva. Mientras su gobierno se niega a cerrar plantas de producción y escuelas, envía policías a los barrios más pobres para aterrorizar a la población.

Los sindicatos están muy involucrados en la campaña por la apertura de escuelas y la producción ininterrumpida. Han asumido la tarea de controlar cualquier protesta de los trabajadores para reprimir cualquier interrupción a las operaciones.

Este bloque unido de todos los partidos y organizaciones burguesas en todos los países europeos muestra que esta es una tendencia fundamental del capitalismo. La pandemia está revelando las condiciones sociales reales: las condiciones de trabajo, las necesidades de la vida e incluso la salud y la vida de millones de personas deben sacrificarse por los intereses de lucro de una oligarquía financiera estrecha.

Los estudiantes, maestros y trabajadores deben formar comités de acción independientes que se coordinen internacionalmente y sean completamente independientes de los partidos de la clase dominante y sus socios sindicalistas. Estos comités deben convertirse en la base de un poder compensatorio que contraponga el programa del socialismo internacional contra la lógica capitalista de la desigualdad, la guerra y la enfermedad.

Para comenzar la lucha por este programa, instamos a los jóvenes a unirse a los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social, el movimiento estudiantil y juvenil de los Partidos Socialistas por la Igualdad.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de octubre de 2020)