Mientras millones votan en su contra, Trump fomenta la violencia y la supresión de votos

4 noviembre 2020

A medida que la participación electoral supera los 100 millones en Estados Unidos, y decenas de millones más acudirán a las urnas el martes, el presidente Donald Trump está intensificando sus preparativos para desafiar la voluntad popular y permanecer en el cargo. A la zaga en las encuestas, y con sus últimos desafíos legales a la emisión y el recuento de votos rechazados por los tribunales, Trump está recurriendo a la instigación abierta a la violencia.

Más de 98 millones de personas habían emitido sus votos el lunes por la noche. En 2016, cuando Trump ganó una estrecha victoria del Colegio Electoral sobre Hillary Clinton a pesar de perder el voto popular, se emitieron 138 millones de votos. La participación de este año podría alcanzar o eclipsar los 160 millones.

Si las encuestas de aquellos que ya han votado son precisas, es probable que Trump llegue al día de las elecciones detrás del exvicepresidente Joe Biden por hasta 25 millones de votos. Necesitaría ganar la votación en persona el mismo día por un margen abrumador para ganar la reelección.

La trabajadora del Departamento de Elecciones de San Francisco Rosy Chan revisa las boletas dañadas en un centro de votación de San Francisco, el domingo 1 de noviembre de 2020. (Foto AP/Jeff Chiu)

Si la tendencia de la votación continúa, y si los votos se cuentan de manera justa en lugar de suprimirlos, el resultado sería una derrota política de Trump y los republicanos. Esto solo puede entenderse como una expresión de la abrumadora ira popular contra la administración Trump, tanto por su escandalosa negativa a combatir la pandemia de coronavirus que ha matado a más de 235.000 personas en Estados Unidos como por sus crecientes amenazas contra los derechos democráticos.

Estos sentimientos populares fueron presagiados en las protestas masivas que estallaron en todo Estados Unidos, en prácticamente todas las ciudades y pueblos, en respuesta al asesinato policial de George Floyd en Minneapolis en mayo pasado. Estos sentimientos parecen estar saliendo a la superficie nuevamente en un repudio masivo a la administración Trump y sus políticas de ultraderecha.

La participación electoral en sí misma representa un cambio inicial en la conciencia política entre millones de trabajadores y jóvenes. Algunas cifras ilustran la demografía de la elección:

• En 2016, unos 8,9 millones de personas votaron en Texas, gobernado durante mucho tiempo por el Partido Republicano, y Trump ganó por 800.000 votos. En 2020, más de 9 millones de personas ya emitieron sus votos anticipados o votaron por correo, y se esperan millones más en las urnas el martes. Los mayores aumentos en la participación de votantes se dan en las principales ciudades, y ahora se considera que el estado está muy disputado.

• En 2016, 4,1 millones de personas votaron en Georgia, un estado tradicionalmente republicano que Trump llevó fácilmente. Solo en la votación anticipada de 2020, ya han votado 3.8 millones de personas, con la mayor participación en el área metropolitana de Atlanta, y el estado se considera no previsible.

• En Carolina del Norte, la votación anticipada y las boletas por correo combinadas ya han superado el total de 4.5 millones que votaron en 2016. La mayor participación de votantes se encuentra en las ciudades de Raleigh, Durham y Charlotte, y la votación de los jóvenes es mucho más alta que en 2016, cuando Trump llevó al estado por un margen de alrededor del 3 por ciento.

• Un estudio de la Universidad de Tufts encontró que 7 millones de jóvenes ya han votado y que los jóvenes eran un porcentaje más alto de votantes en 13 de 14 estados "campo de batalla", en comparación con 2016. Los mayores aumentos en la participación de jóvenes se registraron en una banda de estados en el Sur: Virginia, Carolina del Norte, Georgia, Florida y Texas.

Si el Partido Demócrata y Biden llegan al poder como resultado de las elecciones, serán los beneficiarios completamente inmerecidos de un repudio popular a Trump y sus políticas fascistas, incluidos los esfuerzos en curso para organizar un golpe político contra las elecciones en sí. Biden no ha ofrecido ningún programa para abordar las necesidades de los trabajadores y, como Trump, defiende los intereses de las empresas estadounidenses y su aparato de inteligencia-militar.

La respuesta de Trump y los republicanos a la avalancha de votantes a las urnas ha sido intensificar las acciones legales para retrasar el recuento de las boletas electorales por correo, para que Trump pueda emitir un reclamo falso de victoria sobre la base de la votación en persona únicamente, o para suprimir por completo los votos anticipados, como pretendía hacer una demanda presentada en Houston, Texas.

La demanda de Texas impugnó la validez de los 127.000 votos emitidos por los residentes del condado de Harris (Houston) que utilizaron una instalación de votación directa ofrecida por el condado por temor al coronavirus. Las papeletas constituyeron más del 10 por ciento de todos los primeros votos emitidos en el condado de Harris, que es fuertemente demócrata.

Los argumentos legales presentados por los republicanos —tres candidatos y un activista del partido desde hace mucho tiempo— eran abiertamente antidemocráticos. Afirmaron que era ilegal e inconstitucional que el gobierno local ofreciera a los ciudadanos formas más seguras de votar durante la pandemia y exigieron que los tribunales arrojen las papeletas en vísperas de las elecciones, privando efectivamente a 127.000 personas del derecho al voto. Citaron la notoria decisión de la Corte Suprema de 2000 en Bush v. Gore como un precedente para la intervención federal en una disputa electoral estatal. Después de que la Corte Suprema de Texas, cuyos jueces fueron nominados por un gobernador republicano, rechazó la solicitud, los demandantes cambiaron a un tribunal federal. Un juez republicano de ultraderecha, Andrew Hanen, designado por George W. Bush, dictaminó que los demandantes no tenían legitimación para demandar y no podían demostrar que habían sufrido daños por las personas que votaron. También señaló que el proceso de drive-through se había anunciado durante el verano, pero la demanda llegó a su sala de audiencias solo el día antes de las elecciones. Añadió que el remedio buscado, la supresión de los votos, era demasiado drástico.

La campaña de Trump perdió un segundo caso importante en un estado de campo de batalla cuando un juez de Nevada denegó su moción para detener el conteo de boletas por correo en el condado de Clark, Nevada, que incluye a Las Vegas, en espera de un litigio sobre los procedimientos exactos a seguir para almacenar, abrir y contar las papeletas. El propósito transparente de la demanda era ralentizar el conteo de boletas por correo, que se pensaba favorecía a Biden y los demócratas, y permitir que Trump reclamara la "victoria" en Nevada sobre la base de los votos en persona únicamente. El condado de Clark representa dos tercios de los votos emitidos en las elecciones de Nevada.

Cuanto más Trump ve que los votantes acuden a las urnas y menos éxito tiene en los tribunales, más está alentando a sus seguidores fascistas a participar en la intimidación y la violencia abierta en un esfuerzo por bloquear un recuento honesto de los votos y estancar la declaración. de un ganador. El objetivo es permitir que las legislaturas estatales controladas por los republicanos intervengan en estados clave y seleccionen una lista de electores pro-Trump, independientemente del voto popular en el estado. Sin duda, Trump también está considerando utilizar al ejército estadounidense para sofocar las protestas contra su intento de robar las elecciones.

Hablando el lunes en Scranton, Pensilvania, Trump condenó la extensión del gobierno estatal del plazo para recibir boletas por correo con matasellos del 3 de noviembre. “Hicieron una situación muy peligrosa, y me refiero a peligrosa, físicamente peligrosa, y la hicieron muy, muy mal, hicieron algo muy malo por este estado”, amenazó. Refiriéndose al gobernador demócrata Tom Wolf, advirtió: “Por favor, no hagas trampa, porque todos estamos mirando. Todos lo estamos mirando, gobernador".

Más temprano el lunes, condenó un fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos que confirmaba efectivamente la extensión del plazo en Pensilvania y tuiteó: “La decisión de la Corte Suprema sobre la votación en Pensilvania es MUY peligrosa. Permitirá el engaño desenfrenado y sin control y socavará todo nuestro sistema de leyes. También inducirá a la violencia en las calles. ¡Algo se debe hacer!"

¿De quién vendrá el “peligro físico” y la “violencia en las calles”? ¿Quiénes son las víctimas potenciales? Este es un claro esfuerzo de Trump para intimidar a los funcionarios estatales, utilizando la amenaza de la violencia de derecha en la línea de los complots ya descubiertos en Michigan, Virginia y otros estados, donde las milicias fascistas han atacado a los gobernadores demócratas y otros considerados insuficientemente leales al gobierno. Él futuro dictador en la Casa Blanca.

Anticipándose al malestar popular generalizado contra un intento de golpe de Estado de Trump, varios gobernadores estatales, tanto republicanos como demócratas, han movilizado a la Guardia Nacional. El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, un republicano anti-Trump, alertó a 1,000 soldados para deber potencial en áreas urbanas en todo el estado. La gobernadora de Oregon, Christine Brown, declaró el estado de emergencia para el área de Portland de lunes a miércoles y movilizó un número indeterminado de tropas de la Guardia Nacional. Una unidad de la Guardia Nacional de Illinois fue enviada a Chicago en un convoy de Humvees, por orden del gobernador demócrata J. B. Pritzker.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ya ha movilizado a 1.000 soldados de la Guardia Nacional para su despliegue en cinco ciudades importantes: Houston, Dallas, Fort Worth, Austin y San Antonio, citando el peligro de protestas masivas en la escala de las que siguieron al asesinato policial de George Floyd en mayo.

La atmósfera de presentimiento en el Washington oficial en vísperas de las elecciones se expresó en el titular de un artículo publicado por la revista Atlantic: "Cómo Trump podría intentar un golpe de Estado". Si bien el exvicepresidente Biden ha descartado públicamente el peligro de que Trump busque robar las elecciones o desafiar su resultado, el artículo de Atlantic revela que la campaña de Biden ha llevado a cabo “un ejercicio de planificación masivo para respuestas rápidas a docenas de escenarios en los que Trump intenta interferir con el funcionamiento normal de la elección".

Estas respuestas supuestamente se limitan a "mociones de emergencia previamente redactadas en un tribunal estatal o federal". El artículo continúa diciendo que "La campaña estará lista con una hora de anticipación para solicitar una orden de restricción temporal en cualquier caso que hasta ahora haya podido anticipar".

The Atlantic analiza el posible uso por parte de Trump de agentes federales y fuerzas paramilitares, o incluso del ejército regular, pero no informa sobre ninguna discusión entre la campaña de Biden y el Pentágono, que sin duda está teniendo lugar.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Trump backs violence against Biden campaign
[2 noviembre 2020]

Al acercarse la elección, Trump conspira para repudiar el voto popular
[29 octubre 2020]