Mientras la ventaja del voto popular de Biden alcanza los cinco millones

Trump y los republicanos continúan la campaña para anular las elecciones

por Patrick Martin
13 noviembre 2020

El presidente electo Joe Biden aumentó su ventaja general en el voto popular a más de cinco millones el miércoles, con 77,4 millones de votos, la mayor cantidad jamás ganada por un candidato presidencial de EE.UU., en comparación con los 72,3 millones de votos para el presidente Donald Trump.

El porcentaje de Biden en el voto popular alcanzó el 50,8 por ciento, ya que se contaron más votos en los estados de la costa oeste, fuertemente demócratas, que permiten la llegada tardía de las papeletas de voto por correo siempre y cuando estén selladas por el correo antes del 3 de noviembre. Su participación en el voto popular es la más alta para cualquier candidato que desafía a un presidente en ejercicio desde la aplastante victoria de Franklin D. Roosevelt en 1932 sobre Herbert Hoover, superando la de Ronald Reagan en 1980 (50,7 por ciento).

En esta foto de archivo del 2 de noviembre de 2020, un trabajador del condado recoge las boletas por correo en un área de entrega de boletas por correo en el Departamento de Elecciones del Condado de Clark en Las Vegas. (Foto AP/John Locher, archivo)

El exvicepresidente mantuvo sus pistas en cuatro estados muy disputados, con sus márgenes aumentando a 14.112 en Georgia, 36.726 en Nevada y 50.215 en Pensilvania. La ventaja de Biden en Arizona cayó a 12.813, pero casi todas las papeletas se han contado allí y tanto Fox News como Associated Press "llamaron" al estado para el demócrata la noche de las elecciones.

La victoria en esos cuatro estados le daría a Biden 306 votos electorales, frente a los 232 de Trump, cuando el Colegio Electoral se reúna en varias capitales de estado el 14 de diciembre. Eso supone que Trump mantiene su ventaja de 70.000 votos en el estado restante "no llamado", Carolina del Norte, que está a la espera del recuento de decenas de miles de votos provisionales, por correo y militares.

La magnitud de la victoria de Biden en el voto popular y su cómodo margen en el Colegio Electoral —los mismos 306 votos electorales que Trump calificó de "aplastante" cuando alcanzó esa marca en 2016— sólo subrayan el carácter extraordinariamente antidemocrático y ominoso de la negativa de Trump a aceptar el resultado de las elecciones. Esta intransigencia ha sido respaldada por la gran mayoría de los republicanos de la Cámara y el Senado, que se han negado a reconocer que Biden es el presidente electo.

El recuento de votos, la recapitulación y el litigio continuaron en todos los estados disputados el miércoles, con la campaña de Trump no logrando ningún avance en el frente legal. Por una tabulación, los defensores de Trump fueron 0 de 10 en las decisiones de los tribunales y hasta ahora no han podido convencer a un solo juez para retrasar la certificación de los resultados.

En Georgia, el secretario de estado Brad Raffensperger, republicano, rechazó las demandas de los dos senadores republicanos del estado de que dimitiera por una supuesta supervisión defectuosa de la votación, en la que los dos titulares republicanos se vieron obligados a participar en una segunda vuelta el 5 de enero contra los contendientes demócratas. Raffensperger dijo que se haría un recuento manual de los más de cinco millones de votos emitidos en el estado, lo que afectaría tanto a la carrera presidencial como a las dos contiendas por el Senado.

En Arizona, el fiscal general del estado, el republicano Mark Brnovich, dijo que era "muy, muy improbable" que Trump ganara suficientes de los votos restantes sin contar para superar la ventaja de Biden. "Parece que Joe Biden ganará en Arizona", dijo a Fox Business, diciendo que no había pruebas de fraude o irregularidades generalizadas en la votación o el recuento de votos.

En Michigan, los desafíos republicanos al conteo de votos en el condado suburbano de Oakland, que Biden llevó por un amplio margen, fueron descartados el martes. En general, la derrota de Trump en el estado, por la considerable cantidad de 146.000 votos, vino de un giro en su contra entre los votantes blancos de la clase trabajadora, particularmente en los suburbios de los condados de Wayne, Oakland y Macomb, en comparación con el 2016.

El miércoles, la campaña de Trump fue a la corte federal buscando prohibir que el estado certifique la victoria de Biden en Michigan. El recurso a los tribunales federales en lugar de los estatales es significativo, ya que indica la intención de iniciar una cadena de apelaciones legales que llevaría el tema a la Corte Suprema de los EE.UU., donde Trump ha nombrado a tres de los nueve jueces, incluyendo a Amy Coney Barrett, confirmada y juramentada justo antes de la elección.

En el estado más crítico, Pensilvania, cuyos 20 votos electorales pusieron a Biden en la cima del Colegio Electoral, se escuchó una demanda republicana en el condado de Montgomery, en los suburbios de Filadelfia, que fue muy fuerte para Biden. La audiencia incluyó el siguiente intercambio notable en el tribunal, entre el juez Richard P. Haaz y el abogado de la campaña de Trump, Jonathan S. Goldstein, sobre 592 votos por correo que fueron impugnados por los republicanos.

EL TRIBUNAL: Le estoy haciendo una pregunta específica, y estoy buscando una respuesta específica. ¿Está afirmando que hay algún fraude en relación con estas 592 boletas impugnadas?

MR. GOLDSTEIN: Hasta donde yo sé en este momento, no.

LA CORTE: ¿Está usted afirmando que hay alguna influencia indebida o impropia sobre el elector con respecto a estas 592 boletas?

MR. GOLDSTEIN: Hasta donde yo sé, no.

El lunes, la más sensacional acusación de los partidarios de Trump en Pensilvania, sobre el fraude sistemático de votos por correo en la ciudad de Erie, se derrumbó cuando un trabajador postal que se había presentado como un supuesto denunciante admitió que sus afirmaciones de relleno de votos fueron fabricadas. El trabajador postal había recibido 130.000 dólares en donaciones de fuentes de derecha antes de hacer su admisión. El senador Lindsey Graham, el fiscal general William Barr y el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, habían citado esta cuenta falsa como base de las acusaciones de fraude electoral.

Cada vez está más claro que el propósito de la oleada de demandas presentadas por la campaña Trump no es cambiar realmente los resultados del recuento de votos, ya que no hay pruebas de fraude y el número de papeletas en cuestión es demasiado pequeño para afectar el resultado. El objetivo es desacreditar el recuento de votos como pretexto para que las legislaturas estatales controladas por los republicanos en Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Georgia y Arizona intervengan y nombren pizarras de electores favorables a Trump, en lugar de los electores favorables a Biden elegidos por los votantes.

Hay un calendario apretado para que Trump y sus coconspiradores diseñen un golpe electoral de este tipo en Michigan. La mayoría de los condados de Michigan han completado su escrutinio obligatorio de la votación, y el estado está en vías de cumplir su plazo del 17 de noviembre para la certificación del voto. A esto le seguiría la reunión de electores de Biden en la capital del estado, Lansing, para emitir los 16 votos electorales del estado.

Sin contar los votos electorales de Georgia, Michigan, Pensilvania, Wisconsin, Nevada y Arizona, Biden tendría 227 votos electorales y Trump 232, creando una ilusión de paridad. En realidad, Biden está a la cabeza en los seis estados por un total combinado de 280.000 votos.

Trump necesita bloquear la certificación de la victoria de Biden en al menos cuatro de estos estados para mantenerlo por debajo de 270 en el Colegio Electoral, o maquinar el secuestro total de los votos electorales por las legislaturas estatales, que están controladas por los republicanos en todos, excepto en Nevada.

Al menos un representante estatal en Wisconsin, el republicano Joe Sanfelippo, ha apoyado la selección de delegados de Trump para el Colegio Electoral, dejando de lado el voto popular. Ha sido nombrado por el presidente de la Asamblea Robin Vos para un comité que está investigando los resultados de las elecciones.

Un grupo de representantes del estado de Pensilvania ha respaldado un esfuerzo similar para robar los votos electorales de ese estado, o al menos retrasar la certificación de una victoria de Biden, requerida para el 23 de noviembre, pero el líder republicano del Senado estatal lo ha desautorizado hasta ahora. Por eso Trump tuiteó recientemente sobre la necesidad de elegir un nuevo liderazgo para el caucus republicano en la legislatura de Pensilvania.

Tanto en Pensilvania como en Wisconsin, las legislaturas estatales tendrían que desafiar las leyes estatales que otorgan los votos electorales del estado al candidato presidencial que reciba más apoyo de los votantes del estado.

Como bien saben Trump y el Partido Republicano, su mayor activo es la cobardía y la duplicidad de sus oponentes políticos, Biden y el Partido Demócrata. Biden hace todo lo que está en su poder para restarle importancia al carácter dictatorial de los movimientos de Trump, desestimar el peligro para los derechos democráticos y desarmar políticamente a la población.

Como el Comité Político del Partido Socialista de la Igualdad (EE.UU.) explicó en su declaración "¡Detengan la conspiración de Trump para anular las elecciones de 2020!", publicada el miércoles en el World Socialist Web Site:

La única respuesta viable a la conspiración que se está tramando en la Casa Blanca es la demanda de la inmediata eliminación de Trump, Pence y sus coconspiradores.

Esta demanda sólo se puede realizar a través de la intervención independiente de la clase obrera y la lucha para organizar una huelga política a nivel nacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Detengan la conspiración de Trump para anular las elecciones de 2020!
[12 noviembre 2020]

Biden pide “unidad” a republicanos pese a rechazo de votantes a Trump
[9 noviembre 2020]

Negativa de Trump a conceder prepara escenario para crisis postelectoral
[6 noviembre 2020]