Más de 300.000 muertes por coronavirus en Europa: un crimen de lesa humanidad del capitalismo

14 noviembre 2020

Esta semana, mientras el coronavirus continuaba saliéndose de control, Europa marcó el sombrío hito de más de 300.000 muertes por COVID-19.

Prácticamente todos los países europeos se enfrentan ahora a un rebrote del virus que amenaza una vez más con saturar los sistemas de atención sanitaria y matar a cientos de miles de personas. En Italia, el país más afectado cuando el virus llegó por primera vez al continente, se están produciendo escenas idénticas a las de hace apenas ocho meses. Ayer murieron otras 636 personas, frente a las 623 del día anterior y el número más alto desde abril. El número total de infecciones en el país superó el millón el martes, y el número total de muertos es ahora de 43.589.

El sistema hospitalario del país está al borde del colapso. Para el miércoles, los pacientes con coronavirus constituían más del 50 por ciento de los pacientes en nueve de las 21 provincias. La proporción de pacientes de COVID-19 había alcanzado el 75 por ciento en Lombardía, el 92 por ciento en Piamonte y el 99 por ciento en Tirol del Sur. Las ambulancias están haciendo cola fuera de los hospitales en todo el país debido a la falta de camas disponibles.

A diferencia de la primera oleada, cuando la pandemia se limitó en gran medida al norte, el virus ya ha abrumado a varias regiones más pobres del sur. En Nápoles, una mujer de 78 años de edad esperó durante 26 horas en una ambulancia antes de ser admitida en un hospital esta semana. Según se informó, se difundió ampliamente por Internet un vídeo que mostraba a un paciente tendido y muerto en el baño de una sala de hospital. Durante el fin de semana, las enfermeras del hospital Catugno de Nápoles proporcionaron tratamiento con oxígeno a pacientes sentados en sus coches.

“Estamos muy cerca de no mantener el ritmo. No puedo decir cuándo llegaremos al límite, pero ese día no está lejos”, dijo a la Associated Press el Dr. Luca Cabrini, quien dirige la sala de cuidados intensivos del Hospital Circolo de Varese. Leoluca Orlando, el alcalde de Palermo, advirtió que su ciudad y el resto de Sicilia estaban en riesgo de una “masacre anunciada”.

En Francia, 425 personas han muerto en las últimas 24 horas. Más de 10.000 han muerto desde principios de octubre, y 42.960 desde el comienzo de la pandemia. Los 551 muertos del lunes fueron los más importantes en un solo día desde el pico de 613 del 6 de abril. En la región de Île-de-France, alrededor de París, más del 90 por ciento de las camas de las salas de urgencias están ocupadas. En Auvernia-Ródano-Alpes, la ocupación de camas de urgencias alcanzó el 146 por ciento de la capacidad oficial, y los pacientes están siendo trasladados a otros hospitales.

Reino Unido vio otras 525 muertes el miércoles. El número oficial de muertes que mantiene el Gobierno es ahora de más de 50.000. La verdadera cifra es más alta en decenas de miles. La Oficina Británica de Estadísticas Nacionales ha estimado al menos 61.000 muertes hasta finales de octubre.

En España, ha habido más de 1,4 millones de casos confirmados del virus, y más de 40.000 muertes registradas oficialmente, con 356 reportadas en las últimas 24 horas. Un estudio publicado esta semana en la revista de libre acceso PLOS ONE informó que la esperanza media de vida al nacer se redujo en 0,9 años en España de 2019 a 2020 debido a la pandemia. En tres regiones –Asturias, Murcia y Andalucía—, el número de muertes diarias ha superado el tope de abril.

En Alemania, que durante mucho tiempo ha sido elogiada por los medios de comunicación burgueses como un modelo a seguir en la gestión de la crisis, la situación se está descontrolando cada vez más. Como resultado de la política de apertura, las escuelas se han convertido en caldo de cultivo para el virus. En la actualidad, más de 300.000 estudiantes y alrededor de 30.000 profesores están en cuarentena y el número de infecciones diarias (21.866 el jueves) y de casos en cuidados intensivos (3.186) es mayor que nunca. Más de 1.800 pacientes están con respiradores luchando por sus vidas. En algunas ciudades y regiones no quedan camas de cuidados intensivos gratuitas y el número de muertes está aumentando.

En muchos países más pequeños, el número de muertes como proporción de la población total es uno de los más altos a nivel internacional. En Suiza, uno de los países más ricos de Europa, con una población de alrededor de 8,6 millones de personas, 94 personas murieron en las últimas 24 horas. En un país del tamaño de los Estados Unidos, esto equivaldría a más de 3.000 muertes en un día.

¿Cómo se ha permitido que se produzca esta situación, tan solo ocho meses después del primer pico del virus en el continente? Los primeros cierres tuvieron lugar en marzo, después de que las huelgas salvajes que estallaron en Italia y España obligaran a los Gobiernos a tomar medidas para frenar la propagación del virus, por temor a una revuelta popular por su indiferencia ante la muerte de miles de personas.

La clase dirigente europea adoptó deliberadamente una política que sabía que provocaría cientos de miles de muertes. Estas muertes no son inevitables. Constituyen un crimen de lesa humanidad perpetrado por la clase capitalista y sus representantes políticos.

La Unión Europea aprovechó la oportunidad que le brindaron los cierres para implementar rescates corporativos de dos billones de euros. Si bien las medidas de cierre redujeron masivamente la propagación del virus, la élite gobernante llegó a la conclusión de que un confinamiento que detuviera la producción y recortara las ganancias a las empresas era inaceptable, sin importar el número de muertes que resultaran del levantamiento de las restricciones. En toda Europa y en los Estados Unidos, los Gobiernos reabrieron prematuramente los lugares de trabajo no esenciales, llevando a decenas de millones de personas de vuelta al trabajo para continuar el flujo de ganancias. Esto garantizó que se siguiera propagando el virus.

Ya en julio, la Organización Mundial de la Salud advirtió que el resurgimiento del virus era aparente en toda Europa. Sin embargo, no se hizo nada.

El primer ministro francés, Jean Castex, expresó con toda claridad el punto de vista de la élite gobernante, declarando ese mismo mes que un cierre “detiene la propagación de la pandemia, por supuesto, pero desde el punto de vista económico y social, es un desastre”.

A principios de octubre, cuando las autoridades médicas advirtieron públicamente del inminente colapso del sistema de salud, los Gobiernos decretaron cierres parciales, pero mantuvieron abiertos los negocios no esenciales. Las escuelas también permanecen abiertas. El sistema de educación pública se está utilizando como un servicio de guardería, con hasta 35 estudiantes hacinados en cada aula, para que sus padres puedan ser obligados a continuar trabajando.

Esta semana, la asociación de médicos italianos exigió públicamente un cierre total en toda Italia. Sin embargo, el primer ministro Giuseppe Conte respondió a La Stampa el miércoles que “un cierre generalizado no debería ser la primera opción, los costes serían demasiado altos”.

En otras palabras, mientras que un cierre podría salvar un número incalculable de vidas, los “costos”, es decir, el impacto en las ganancias de la élite corporativa, son inaceptables. En lo que respecta a la élite gobernante, si los ancianos y los enfermos mueren y permiten nuevos recortes en las pensiones y la atención sanitaria, eso debe considerarse un bien positivo.

La respuesta a la pandemia no puede dejarse en manos de la clase capitalista. En oposición a su política de lucro y muerte, la clase obrera debe intervenir luchando por una respuesta científica a la crisis.

Los Partidos Socialistas por la Igualdad llaman a formar comités de seguridad de base en cada escuela y lugar de trabajo de toda Europa, que sean independientes de los sindicatos, los cuales han ayudado a aplicar las políticas de reapertura de los Gobiernos en todos los países. Estos comités proporcionarían los vehículos para organizar una huelga general en toda Europa y obligar el cierre de las escuelas y la producción no esencial y permitir que los trabajadores se refugien en sus casas.

Se necesitan invertir recursos masivos para proporcionarles a todos un alto nivel de vida durante toda la pandemia, incluidos los recursos necesarios para mantener el aprendizaje en línea para los estudiantes. La afirmación de que “no hay dinero” para esas medidas es una mentira patente. Desde el comienzo de la pandemia se han entregado billones de euros a los bancos y las empresas en rescates. Los recursos existen, pero están monopolizados en manos de una oligarquía corporativa y financiera.

Hay que expropiar las fortunas de los ricos y transformar las grandes empresas en servicios públicos, controlados democráticamente por la clase obrera como parte de la reorganización socialista de la vida económica sobre la base de la necesidad social, no del lucro privado. Esto significa la lucha de la clase obrera en toda Europa para tomar el poder político y construir los Estados Unidos Socialistas de Europa.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2020)

Will Morrow

 

El autor también recomienda:

La pandemia de COVID-19 en Europa se sale de control
[4 noviembre 2020]

Según el COVID-19 brota en todo el mundo, los Gobiernos anteponen las ganancias a las vidas
[10 noviembre 2020]