Resolución del Congreso del PSI (Reino Unido): La pandemia de COVID-19, la lucha de clases internacional y las tareas del Partido Socialista por la Igualdad

17 noviembre 2020

Esta resolución fue adoptada por unanimidad por los miembros del Partido Socialista por la Igualdad (PSI) en Gran Bretaña (Socialist Equality Party, SEP) en su Quinto Congreso Nacional, que se celebró en línea del 24 al 27 de octubre de 2020. Fue enmendada por el Comité Nacional entrante en consideración de los desarrollos contemporáneos fundamentales en los Estados Unidos.

La pandemia del COVID-19, la lucha de clases internacional y las tareas del Partido Socialista por la Igualdad

1. La pandemia de COVID-19 ha actuado como un evento desencadenante, acelerando la ya muy avanzada crisis económica, social y política del sistema capitalista mundial. Ha estallado en condiciones en las que el mundo se encuentra en las garras de una guerra comercial en aumento, un colapso económico, un giro hacia formas autoritarias de gobierno y un crecimiento del militarismo imperialista que amenaza con una conflagración global. El virus ha traspasado las fronteras nacionales, prueba de la interconexión de todos los aspectos de la vida económica y social contemporánea. Esta crisis global que amenaza la vida de millones requiere una solución global.

2. En su declaración de Año Nuevo, publicada el 3 de enero, el World Socialist Web Site (WSWS) escribió: "La llegada del Año Nuevo marca el comienzo de una década de intensificación de la lucha de clases y la revolución socialista mundial". [1] Llamó la atención sobre el extraordinario estallido mundial de la lucha de clases a lo largo de 2019: en Túnez, India, México, Puerto Rico, Ecuador, Colombia, Chile, Estados Unidos, Argelia, Egipto, Líbano, Irak, Irán, Sudán, Kenia y Sudáfrica, y personificada en Europa por el movimiento de los “chalecos amarillos” y las huelgas del sector público contra Macron en Francia. Todas estas luchas estuvieron animadas por la oposición a las devastadoras consecuencias de la desigualdad social y la oposición a los gobiernos corruptos que la han impuesto en nombre de la oligarquía.

3. La pandemia ha dado un impulso renovado a este resurgimiento global de la lucha de clases. La clase obrera se enfrenta a una crisis para la que no existe una solución progresiva bajo el capitalismo, basada en la división del mundo en estados-nación antagónicos que compiten por el dominio global de los mercados y recursos, y el control de los medios de producción de la sociedad por parte de una oligarquía financiera cuya obscena riqueza depende de la brutal explotación de la masa de la población. La pandemia nunca habría cobrado tantas vidas y llevado a tal ruina económica si no hubiera sido por la respuesta criminal de la clase capitalista y sus gobiernos. Aprovecharon la pandemia para profundizar el saqueo de los recursos de la sociedad durante décadas en nombre de los superricos en rescates multimillonarios que eclipsan los rescates después de la crisis financiera mundial de 2008. El imprudente regreso al trabajo y la reapertura de escuelas y universidades que ahora ha llevado a un resurgimiento de la pandemia está dictado por la necesidad de recuperar el costo de los rescates de la clase trabajadora.

4. Al definir la pandemia como un evento desencadenante [2], el WSWS lo comparó con el asesinato del archiduque austriaco Franz Ferdinand el 28 de junio de 1914, que inició una cadena de eventos que culminó con el estallido de la Primera Guerra Mundial. El asesinato aceleró el proceso histórico, pero actuó sobre condiciones socioeconómicas y políticas preexistentes y altamente inflamables. Así como la masacre masiva de la Primera Guerra Mundial solo terminó con la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, controlar la pandemia actual y poner fin a la catástrofe económica que ha infligido a los pueblos del mundo exige una lucha revolucionaria contra el capitalismo, que conduzca a la conquista del poder estatal, el establecimiento de un control democrático por parte de la clase trabajadora sobre la economía, el reemplazo de la anarquía del mercado por la planificación científica, el fin del sistema de Estado nación y la construcción de un mundo socialista. Una sociedad socialista se basaría en la igualdad, la eliminación de la pobreza, la opresión y la discriminación, y haría posible un aumento masivo del nivel de vida y el nivel de cultura social, y la protección del planeta contra el cambio climático y la degradación ambiental. Esto requiere la construcción del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), el partido mundial de la revolución socialista, para proporcionar la estrategia y el liderazgo mundiales esenciales.

5. El centro de la crisis global del capitalismo es Estados Unidos, donde Donald Trump se niega a aceptar perder las elecciones presidenciales del 3 de noviembre y participa activamente en un golpe de estado para establecer una dictadura personalista. La victoria de Joseph Biden fue un repudio popular masivo de Trump, con la victoria de los demócratas asegurada en gran parte a través de un mayor voto de la clase trabajadora y la juventud. Pero Trump ha respondido a lo que amenazó antes de las elecciones: buscando movilizar a secciones del ejército, la policía y la patrulla fronteriza, incitando a las bandas fascistas y utilizando afirmaciones falsas de fraude electoral para permitir a los legisladores republicanos, encabezados por su fiscal general William Barr, y una Corte Suprema apilada para anular el resultado. La conspiración de Trump cuenta con el apoyo total del Partido Republicano, que ahora actúa como un sindicato fascista y criminal.

6. La oposición al golpe de Trump y la amenaza de la dictadura no se puede confiar a los demócratas, cuya única preocupación es defender los intereses del imperialismo estadounidense contra la clase trabajadora. Pase lo que pase en el período inmediato que se avecina, no habrá retorno a la "normalidad". El movimiento hacia un gobierno autoritario no es producto de Trump como individuo. Las estructuras democráticas en los Estados Unidos se están derrumbando bajo el peso de la insoluble crisis económica y política del capitalismo estadounidense y mundial, caracterizada por niveles asombrosos de desigualdad social, exacerbados por la pandemia global de COVID-19 y la política homicida de “inmunidad colectiva” de las clases dominantes. Los demócratas, un partido de Wall Street y los militares, temen sobre todo una explosión de protesta popular y resistencia desde abajo que amenazaría el dominio de la oligarquía financiera y corporativa. Antes de las elecciones, se negaron a movilizarse contra el complot golpista de Trump incluso cuando amenazó con enviar al ejército contra los que protestaban por el asesinato policial de George Floyd, y después de que su apelación a la extrema derecha provocó un complot para secuestrar y asesinar a la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer en Michigan. Su agenda a favor de las empresas luego permitió a Trump aumentar su propio voto entre los sectores de los trabajadores más oprimidos al explotar su miseria social y el odio al establecimiento político. Después de las elecciones, Biden rechaza sistemáticamente cualquier amenaza de golpe e insta a la "unidad" con los republicanos. Su oferta a la élite gobernante de EE. UU. es rechazar los planes de Trump y permitir que los demócratas encabecen una administración de austeridad y militarismo de derecha, dirigida por el Partido Republicano, mientras denuncia el socialismo y promueve incansablemente la raza y la identidad para dividir y desmoralizar a la clase trabajadora. Esto crearía las mejores condiciones para un mayor crecimiento de un movimiento de extrema derecha, ya sea liderado por Trump o por otra persona.

7. El Partido Socialista por la Igualdad en los Estados Unidos está llamando a una huelga política a nivel nacional para eliminar a Trump y sus coconspiradores. Si Trump logra revertir las elecciones, provocará una oleada masiva en todas las ciudades del país en condiciones en las que el estado y sus fuerzas represivas carecían de cualquier apariencia de legitimidad. Biden no solo derrotó a Trump en términos del voto popular y el voto del colegio electoral; los estados y áreas que ganó son las áreas económicas e industriales más poderosas de Estados Unidos, con una clase trabajadora enormemente poderosa. Pero la derrota del intento de golpe de Estado depende de la intervención de la clase trabajadora, que debe tomar la iniciativa en la defensa de los derechos democráticos. Este movimiento no puede dejar de romper el control de la oligarquía y reestructurar la vida económica sobre una base socialista. Esta lucha de los trabajadores en los Estados Unidos contra la amenaza de la dictadura contará con el apoyo masivo de los trabajadores de todo el mundo y asestará un golpe a las potencias imperialistas en todas partes.

8. El giro autoritario en Estados Unidos es una expresión avanzada de los desarrollos globales. En todos los países, la clase dominante está cultivando fuerzas de extrema derecha y preparando al estado para su uso contra la clase trabajadora. Europa ha visto la adhesión de partidos fascistas al gobierno en el este y a la posición de la oposición oficial en Francia, Italia y Alemania. El surgimiento de Alternativa para Alemania (AfD) se ha producido bajo la protección del aparato de seguridad estatal. El ejército, la policía y los servicios secretos han estado directamente implicados en ataques incendiarios, asesinatos racistas y asesinatos políticos por parte de la extrema derecha. Esta conspiración se basa en la legitimación y defensa de la agenda militarista y anti-migrante de la AfD por parte de los demócratas cristianos y socialdemócratas. En el Reino Unido, el destacado parlamentario laborista a favor de la permanencia, Jo Cox, fue asesinado por un fascista que gritaba "Gran Bretaña primero", en junio de 2016, en las etapas finales de la campaña del Brexit. Un complot fascista para asesinar a un segundo parlamentario laborista apenas un año después fue frustrado. El 3 de marzo de 2019, el entonces líder laborista Jeremy Corbyn fue agredido físicamente por un matón de derecha durante una visita a la mezquita de Finsbury Park, quien gritó una declaración a favor del Brexit.

9. El grotesco juicio amañado del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en Old Bailey en Londres, resume el recurso al autoritarismo en Gran Bretaña. Por exponer crímenes de guerra, Assange ha estado sujeto durante la última década a detención ilegal, tortura psicológica, complots de asesinato y la negación abierta del debido proceso como parte de los planes para extraditarlo a los Estados Unidos, donde enfrenta cadena perpetua e incluso pena de muerte. La reciente audiencia de extradición fue una parodia legal que presenció la eliminación de todos los procedimientos democráticos por parte del poder judicial, bajo instrucciones del gobierno conservador del primer ministro Boris Johnson. Esto cuenta con el apoyo total del Partido Laborista y de los medios integrados, a quienes no les importa el impacto escalofriante en la libertad de prensa del enjuiciamiento de un periodista y editor bajo la Ley de Espionaje. Asimismo, han respaldado la panoplia de medidas estatales represivas implementadas durante la pandemia, personificada por la formación del Centro Conjunto de Bioseguridad, que comprende el GCHQ y el MI5, para encabezar la respuesta oficial al COVID-19, y la promesa de Johnson de “apoyo militar donde sea necesario para liberar a la policía". Habiendo acumulado poderes represivos extraordinarios bajo la Ley de Coronavirus, el gobierno también está decidido a aprobar el Proyecto de Ley de Operaciones en el Extranjero, que protege del enjuiciamiento al personal de las fuerzas armadas británicas que han cometido crímenes de guerra, y el Proyecto de Ley de Fuentes Encubiertas de Inteligencia Humana, que permite que los "informantes confidenciales" rompan la ley, incluida la comisión de delitos como tortura, asesinato y violencia sexual. Las autoridades públicas autorizadas a utilizar los poderes del proyecto de ley incluyen todas las agencias de inteligencia, la policía y la Oficina de Fraudes Graves.

10. La segunda ola de la pandemia será más grande que la primera. La supresión temporal del virus en Europa, comprada a un costo tremendo durante el confinamiento, fue desperdiciada por la reapertura prematura de la economía. Esto ha producido un resurgimiento de COVID-19 en todos los países europeos, por lo que el Reino Unido se ha visto obligado a unirse a Francia, Alemania y Bélgica en un nuevo cierre. Pero su naturaleza limitada significa que el virus continuará arrasando la sociedad, ya que millones de trabajadores y jóvenes son conducidos a lugares de trabajo, escuelas y universidades inseguros. La pandemia abrumará al Servicio Nacional de Salud (NHS), con predicciones de más de 85.000 muertes más en el Reino Unido. El cáncer y otros tratamientos esenciales se suspenderán inevitablemente, dejando a la gente morir. Durante la primera ola de la pandemia, se autorizaron ilegalmente y sin consentimiento las órdenes de No Resucitar (DNR) en los hogares de ancianos y para los discapacitados mentales y físicos. Este invierno nuevamente no se hará nada para evitar la muerte de los enfermos y los ancianos, a los que se considera prescindible, ya que ya no generan beneficios para los capitalistas.

11. El anuncio del gigante farmacéutico Pfizer sobre el desarrollo de una vacuna para COVID-19, con una tasa de éxito reportada del 90 por ciento, solo subraya la necesidad de medidas urgentes para contener la propagación del virus y salvar vidas hasta que esta u otra vacuna sea ampliamente disponible. La producción en masa para un despliegue global es un inmenso ejercicio logístico que llevaría muchos meses. Además, la disponibilidad y distribución de la vacuna entra en conflicto inmediato con la subordinación de la producción a los fines de lucro de las compañías farmacéuticas gigantes y los intereses en conflicto de los Estados nación competidores. El avance hacia una vacuna demuestra el carácter criminal de la política de “inmunidad colectiva” implementada por los gobiernos de todo el mundo. Con la ciencia dando una respuesta a la pandemia, el argumento de que es necesario "vivir con el virus" y aceptar una pérdida masiva de vidas se expone como una justificación asesina para mantener abierta la economía.

12. El movimiento en desarrollo de la clase trabajadora será impulsado no solo por este creciente peligro para la vida, la salud y los derechos democráticos de los trabajadores, sino también por la amenaza cada vez mayor del desempleo masivo, las penurias y la pobreza. La inflación masiva del mercado de valores a través de la especulación y la financiarización ha producido niveles grotescos de desigualdad social, que la pandemia ha exacerbado enormemente. Los multimillonarios del mundo han visto cómo sus fortunas combinadas se dispararon a un récord de $10,2 billones durante la pandemia, un aumento del 25 por ciento. Por el contrario, millones han perdido sus trabajos, mientras que la Organización Internacional del Trabajo prevé una pérdida de ingresos para los trabajadores de hasta $3,4 billones y las Naciones Unidas estiman que 265 millones más de personas corren el riesgo de morir de hambre. El Reino Unido es uno de los países más socialmente polarizados del mundo después de cuatro décadas de implacables ataques a los niveles de vida que se aceleraron tras el desplome de 2008 del laborismo y luego de los conservadores, que declararon una nueva “era de austeridad”. Para 2019, 14,3 millones de personas en Gran Bretaña vivían en la pobreza y un tercio de ellas en extrema pobreza. El sesenta por ciento de ellos eran trabajadores pobres. 1,5 millones de personas sufrieron la miseria. Se prevé que cerca del 40 por ciento de los niños vivan en la pobreza para el 2021. La pandemia y el saqueo de la economía por parte de las grandes corporaciones han empeorado esta situación.

13. La pandemia ha tenido un impacto profundo en la conciencia de la clase trabajadora. Ha revelado plenamente el carácter parasitario, antisocial y homicida del sistema capitalista. Durante décadas, los "empresarios" y los superricos fueron considerados los creadores de riqueza y los motores del progreso. Ahora el término "trabajador clave" se ha convertido en parte del discurso nacional. Encapsula una verdad esencial y profundamente revolucionaria: que la clase trabajadora es la productora de toda la riqueza social, sin la cual la sociedad no puede existir. Debido a que se ha arrancado el velo de la realidad de las relaciones sociales, la burguesía —con Trump y Johnson a la cabeza— está criticando al socialismo y a los “agitadores” de izquierda y buscando prohibir cualquier expresión de sentimiento anticapitalista.

14. El reingreso de la clase trabajadora a las luchas políticas y sociales de masas plantea inmensas responsabilidades políticas, teóricas y prácticas ante el Partido Socialista por la Igualdad. La tarea histórica central que enfrenta el partido es la elaborada por Trotsky en el programa fundacional de la IV Internacional: la resolución de la crisis de la dirección revolucionaria en la clase obrera. El sentimiento popular anticapitalista y la determinación de oponerse al ataque de la clase dominante deben transformarse mediante la intervención del CICI en una lucha consciente por el socialismo. Una revisión de cómo se ha desarrollado la crisis en el Reino Unido, las respuestas opuestas de la clase capitalista y la clase trabajadora, y del papel esencial que juega el PSI en la lucha por la movilización política independiente de la clase trabajadora, en una rebelión contra la burocracia laboral y sindical es esencial para el desarrollo de un nuevo movimiento socialista de la clase trabajadora.

La política de inmunidad colectiva

15. El gobierno de Johnson fue el primero en el mundo en admitir públicamente que seguía una política de “inmunidad colectiva”, que permitía que el virus se propagara por toda la población prácticamente sin obstáculos en su camino. Esta política fascista se siguió conscientemente basándose no solo en consideraciones financieras, sino también en una creencia arraigada en la eugenesia y el darwinismo social de que los débiles, los ancianos y los enfermos deben ser eliminados mediante una política de eutanasia social. Fue la culminación de la política de guerra social que comenzó con Margaret Thatcher, quien declaró que no existía la sociedad, y continuó por sus sucesores, incluidos los gobiernos laboristas de Blair y Brown, mientras transformaban el Reino Unido en un patio de recreo para los superricos. El enorme aumento de la desigualdad social y la destrucción sistemática de los servicios esenciales y la infraestructura social crearon las condiciones perfectas para la propagación de la pandemia.

16. Los conservadores conocían las consecuencias de su inacción. Se les advirtió en 2011 que una pandemia de influenza probablemente se cobraría 750.000 vidas. Se ocultaron los hallazgos del "Ejercicio Cygnus", realizado en 2016 para determinar la preparación del NHS para una nueva pandemia de influenza respiratoria. Los funcionarios involucrados dijeron más tarde que "mató a mucha gente" y que "el NHS se extendió más allá del punto de ruptura". Pero en la búsqueda de la gula de la oligarquía, el NHS se vio obligado a encontrar "ahorros de eficiencia" de £22 mil millones, se eliminaron 100.000 puestos de trabajo de enfermeras y médicos, y las camas de hospital se redujeron a la mitad, dejando solo 3.700 camas de cuidados intensivos para adultos. Las existencias de equipo de protección personal (EPP) se redujeron en un tercio. Durante meses, el gobierno ignoró todas las advertencias sobre el impacto del COVID-19. China impuso un bloqueo en la provincia de Hubei el 23 de enero. El 30 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el coronavirus era una “emergencia de salud pública de importancia internacional”. Pero un miembro del grupo asesor de pandemias del gobierno admitió más tarde: "Casi todos los planes que teníamos no se activaron en febrero".

17. Recién el 3 de marzo el gobierno publicó su “plan de acción” de cuatro puntos para hacer frente al coronavirus, que afirmaba alegremente: “La mayoría de las personas con COVID-19 se han recuperado sin necesidad de ningún tratamiento específico, como está el caso del resfriado común o la gripe estacional". El consejo de Johnson fue "lavarse las manos con agua caliente y jabón durante el tiempo que sea necesario para cantar el feliz cumpleaños dos veces". Dos días después, Johnson hizo su primera admisión pública de que el gobierno estaba aplicando una política de permitir que "la enfermedad, por así decirlo, se mueva entre la población, sin tomar tantas medidas draconianas". Durante una conferencia de prensa en Downing Street el 12 de marzo, Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del gobierno, dijo: “No es posible evitar que todo el mundo lo obtenga y tampoco es deseable porque se desea algo de inmunidad en la población para protegernos en el futuro". Debido a esto, los 20.000 hogares de ancianos del Reino Unido, que albergan a más de 400.000 ancianos y personas vulnerables, se convirtieron en campos de exterminio. Una directiva del 17 de marzo del NHS de Inglaterra instruyó que los pacientes de edad avanzada deben ser retirados de las camas de hospital, sin que se les realice la prueba de COVID-19, que afecta a 25.000 personas. Como resultado, entre el 2 de marzo y el 12 de junio, se registraron 28.186 "muertes en exceso" en hogares de ancianos en Inglaterra, y se confirmó que más de 18.500 residentes habían muerto con COVID-19.

18. La única preocupación del gobierno era utilizar la pandemia para diseñar una mayor transferencia de riqueza social a los bancos y las grandes corporaciones. Todo el sistema financiero mundial estaba al borde del colapso. Desde el rescate de 2008, los gobiernos han responsabilizado a sus bancos centrales de billones de deuda corporativa, en condiciones en las que alrededor del 20 por ciento de las empresas que cotizan en bolsa en los EE. UU. y el Reino Unido ahora se consideran empresas "zombis", que sobreviven solo debido a las tasas de interés ultrabajas y acceso a deuda muy barata. El 17 de marzo, el canciller del Reino Unido, Rishi Sunak, anunció que se pondrían a disposición 330.000 millones de libras esterlinas en garantías de préstamos para las empresas afectadas por el virus, equivalente al 15 por ciento del PIB anual del Reino Unido, y prometió una "capacidad de préstamo ilimitada". Estas sumas quedaron eclipsadas por una nueva ronda de impresión de dinero: £895 mil millones en flexibilización cuantitativa (QE), cerca del total de £ 1billón en medidas de QE entre 2009 y 2020 que se financió a través de una década de austeridad. Este fue un proceso global. Un día después, el Banco Central Europeo comenzó a comprar €750.000 de deuda pública y empresarial. El 25 de marzo, el Congreso de los EE. UU. aprobó la Ley CARES, inyectando $2 billones en la economía y reservando $454 mil millones para cubrir las pérdidas de la Reserva Federal, lo que le permite disponer de más de $4 billones en préstamos.

19. El CICI definió la inacción deliberada de los gobiernos como "negligencia maligna". El 28 de febrero, emitió una declaración: "¡Por una respuesta de emergencia coordinada a nivel mundial a la pandemia de coronavirus!" El CICI instó a la clase trabajadora a “exigir que los gobiernos pongan a disposición los recursos necesarios para contener la propagación de la enfermedad, tratar y cuidar a los infectados y asegurar el sustento de los cientos de millones de personas que se verán afectadas por la caída de la situación económica". La declaración incluyó una serie de "medidas de emergencia integrales y urgentes" centradas en el entendimiento de que "la respuesta al coronavirus no se puede coordinar a nivel de nación por nación". El virus era “un problema global. La solución debe ser global". El CICI pidió una "asignación masiva de recursos para la atención y el tratamiento de la salud", así como "apoyo financiero directo y compensación de ingresos para todos aquellos afectados por las consecuencias económicas". Rechazando la mentira de que no había dinero para tal respuesta de emergencia, exigió que los recursos debían encontrarse gravando la fortuna de los oligarcas. Luego insistió: “Al exigir que los gobiernos capitalistas implementen estas medidas de emergencia, la clase trabajadora internacional no abandona su objetivo fundamental: el fin del sistema capitalista. Más bien, la lucha por la acción de emergencia aumentará la conciencia de la clase trabajadora, desarrollará su comprensión de la necesidad de la solidaridad de clase internacional y aumentará su autoconfianza política”. [3]

20. Este llamado dio voz a la creciente ira de la clase trabajadora. Marzo vio huelgas salvajes de los trabajadores postales por preocupaciones de seguridad del coronavirus; votos de huelga de profesores universitarios y de conductores del metro de Londres; la amenaza de huelgas por parte de otro personal de trenes, trabajadores postales en todo el país y trabajadores de bibliotecas; y peticiones de médicos sobre suministros de EPP y de cientos de miles de padres que exigen el cierre de escuelas. Esto fue parte de una ola europea de protestas y huelgas —por trabajadores de Amazon en Francia e Italia, trabajadores del metal y químicos italianos, estibadores portugueses, personal ferroviario y aeroportuario— contra la indiferencia del gobierno ante la amenaza que representa el virus. El editor de Financial Times Europe, Tony Barber, advirtió que la pandemia funciona como el desencadenante de la revolución, como predijo el CICI:

“Está en la naturaleza de los eventos cataclismos, como la pandemia, acelerar y remodelar los desarrollos históricos que habrían sucedido de todos modos. La primera guerra mundial intensificó la agitación en Rusia, lo que condujo a las revoluciones de 1917 e impulsó el surgimiento de Estados Unidos como la principal potencia mundial del siglo XX ... La pandemia y sus consecuencias económicas, a menos que estén bajo cierto control, seguramente tendrán consecuencias similares a gran escala". [4]

21. El temor a esta creciente oposición y sus consecuencias obligó a Johnson a hacer una serie de concesiones, incluido el cierre de escuelas el 20 de marzo y el anuncio de Sunak de un plan de licencia, según el cual el gobierno pagaría el 80 por ciento de los salarios de los empleados que no pudieran trabajar, hasta £2.500 al mes. El plan cubrió finalmente a 9 millones de trabajadores y evitó temporalmente despidos masivos. La legislación de emergencia prohibió nuevos desalojos durante tres meses. El 23 de marzo, Johnson finalmente anunció un cierre nacional.

22. Al mismo tiempo, la burguesía preparaba su aparato estatal para reprimir un inevitable estallido de descontento social. El 13 de marzo —aunque la economía permanecía completamente abierta— el gobierno pospuso las elecciones programadas para el 7 de mayo para las autoridades locales, la Asamblea de Londres y siete alcaldes regionales, por un año. En un hecho ominoso, la ley permite la suspensión de otras elecciones por parte del secretario de Estado o del ministro del Gabinete. Solo dos días después del cierre, se aprobó la Ley de Coronavirus, que otorga poderes dictatoriales al gobierno. Los ministros pueden restringir o prohibir las reuniones en cualquier lugar de Inglaterra y Gales, cerrar locales e imponer la detención forzosa y el aislamiento de cualquier persona, incluidos los niños, por cualquier período de tiempo. 20.000 militares fueron puestos en espera como una "Fuerza de Apoyo COVID" encargada de mantener el "orden público". La policía podría detener a cualquier persona "en riesgo o sospechosa de tener el virus", detener "cualquier vehículo, tren, barco o avión" y cerrar puertos. Estos movimientos se basaron en la Operación Yellowhammer, redactada en preparación para un Brexit sin acuerdo, lo que permite el despliegue de hasta 50.000 soldados regulares y de reserva, respaldados por 10.000 policías antidisturbios.

23. Los cierres forzados a los gobiernos de todo el mundo salvaron millones de vidas. Un equipo de destacados expertos publicó un informe en la revista Nature, el 8 de junio, que encontró que "en 11 países, desde el comienzo de la epidemia, se han evitado 3,100,000 [2,800,000- 3,500,000] muertes ..." [5] Esto incluyó 470.000 en el Reino Unido. Pero la demora del encierro, su carácter parcial, el destripamiento pasado de la asistencia sanitaria y social, la falta de seguimiento y localización, y la política criminal de enviar a los ya infectados a residencias de ancianos, terminaría en el Reino Unido convirtiéndose en el centro de la pandemia en Europa. Las exenciones para los “trabajadores clave”, de las que las empresas abusaron ampliamente, significaron que alrededor de 10 millones de personas, un tercio de la fuerza laboral, tuvieron que seguir trabajando durante la pandemia.

La campaña para reabrir la economía y el papel corporativista de la burocracia laboral y sindical

24. La élite gobernante consideraba que el confinamiento era una concesión impuesta que debía eliminarse lo antes posible para que las grandes corporaciones pudieran volver a obtener ganancias y recuperar el costo de los rescates. Para ello, el despreciado gobierno de Johnson se apoyó en los sindicatos y el Partido Laborista, liderado primero por Jeremy Corbyn y luego por Sir Keir Starmer. La política del partido bajo ambos líderes fue el corporativismo: connivencia directa entre el gobierno, los sindicatos y los empleadores para vigilar la lucha de clases. El Congreso de Sindicatos (TUC) y los laboristas de Corbyn se reunieron regularmente con Johnson. La secretaria general del TUC, Frances O’Grady, escribió una carta abierta al Times en la que se comprometía a “atascarnos en la tarea de reconstruir nuestro país para que funcione para todos. Como hicimos después de la Segunda Guerra Mundial". Esta referencia cínica pretende evocar recuerdos de las principales concesiones sociales de la posguerra asociadas con el estado de bienestar y la creación del NHS. Esta vez, sin embargo, la colusión entre los sindicatos, el gobierno y los empleadores tiene como objetivo la eliminación de todos los beneficios sociales restantes de la clase trabajadora. Significó sabotear todas las acciones de los trabajadores contra el gobierno y los empleadores, incluido el rechazo del Sindicato de Trabajadores de la Comunicación a una huelga nacional casi unánime de los trabajadores postales de Royal Mail. El 15 de marzo, University and College Union canceló los piquetes en la huelga más grande de la historia del personal de educación superior en 74 instituciones por pensiones, salarios y condiciones laborales.

25. Después de ganar la dirección del partido en 2015, Corbyn se dedicó a oponerse a cualquier lucha de la clase trabajadora ya frustrar las demandas de expulsión de la derecha blairista. El resultado fue una aplastante derrota para los laboristas en las elecciones generales de diciembre de 2019 y la llegada al poder de Johnson. Los últimos días del liderazgo de Corbyn lo vieron coludirse directamente con este mismo gobierno, cuyas políticas han llevado a la muerte de decenas de miles de trabajadores. Corbyn aprobó el rescate de los bancos y corporaciones y luego aceptó la aprobación de la draconiana Ley de Coronavirus, sin siquiera exigir una votación en el parlamento. Labor acordó su renovación posterior al bloqueo el 1 de octubre.

26. A esta lista de crímenes políticos hay que agregar el silencio de Corbyn sobre la imposición de la "inmunidad colectiva" por parte del gobierno de Johnson. Como admitió más tarde, durante las reuniones periódicas con el gobierno "durante la primavera de este año ... recuerdo claramente haber asistido a una reunión en la Oficina del Gabinete, donde recibimos una conferencia sobre la inmunidad colectiva". [6] Corbyn describió la política como "eugenésica", pero no advirtió a la clase trabajadora y permitió que Johnson la implementara. Hasta el día en que fue reemplazado por Starmer el 4 de abril, Corbyn habló exclusivamente en el lenguaje de la "unidad nacional" y de no querer parecer "implacablemente negativo". Starmer no tuvo que cambiar nada cuando declaró al convertirse en líder del partido: “Nuestra voluntad de unirnos como nación ha estado latente durante demasiado tiempo ... Bajo mi liderazgo, nos comprometeremos constructivamente con el gobierno, no con la oposición por el bien de la oposición. "

27. El 16 de abril, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, con Johnson gravemente enfermo de coronavirus, se vio obligado a anunciar una extensión de tres semanas para el cierre nacional, mientras que Sunak extendió el plan de licencias laborales para dar tiempo al TUC y a los laboristas para resolver la situación bajo control. El 5 de mayo, los conservadores distribuyeron siete documentos redactados en consulta con los grupos de empleadores y los sindicatos. El documento del TUC, "Un enfoque sindical ... sobre cómo gestionar el regreso masivo al trabajo", declaraba que la organización "no toma una posición sobre la ciencia de cómo manejar una pandemia o la velocidad o naturaleza de cualquier regreso al trabajo". Añadió: "Es odioso discutir sobre la prioridad relativa de la salud pública o el crecimiento económico: ambos son importantes para el bienestar de los trabajadores". [7] Siguiendo su ejemplo, el 10 de mayo, Johnson declaró que quienes no podían trabajar desde casa, como los trabajadores de la construcción y la manufactura, debían regresar al trabajo al día siguiente. Sunak estableció un cronograma para poner fin al plan de licencias laborales para noviembre. En estos pasos incrementales, el cierre nacional de Gran Bretaña terminó y se declaró oficialmente terminado el 24 de junio.

28. La clase trabajadora ha pagado un precio muy alto por la connivencia del laborismo y el TUC con los conservadores y los empleadores. El virus es una enfermedad de los pobres. Aquellos en las comunidades más desfavorecidas tenían más del doble de probabilidades de morir que los de los distritos más ricos, y los hombres en trabajos manuales cuatro veces más probabilidades de morir que aquellos en ocupaciones profesionales. La cantidad de personas que enfrentan inseguridad alimentaria se cuadruplicó a 8,1 millones (16 por ciento de la población). Más de un millón de personas perdieron todos sus ingresos y el 70 por ciento de los hogares experimentaron caídas en los ingresos. En septiembre, cerca de tres millones de personas reclamaron algún tipo de prestación por desempleo, seis veces más que en el mismo período de 2019. Cien mil personas utilizaron los bancos de alimentos por primera vez entre abril y junio. Se estima que 700.000 personas quedarán oficialmente indigentes para Navidad.

29. La pandemia confirmó que incluso la defensa más elemental de la vida y el sustento de los trabajadores requiere una rebelión organizativa y política contra la burocracia laborista y sindical. El PSI buscó dar liderazgo a la abrumadora oposición a la campaña de regreso al trabajo y la reapertura de escuelas planeada para septiembre. Una declaración del 27 de mayo advirtió:

“Millones están regresando a sus lugares de trabajo en condiciones peligrosamente inseguras, uniéndose a un tercio de la fuerza laboral del Reino Unido, incluidas industrias no esenciales como almacenes minoristas en línea y centros de llamadas, que han funcionado durante todo el cierre.

“El gobierno conservador sabe que está poniendo en riesgo millones de vidas y no podría importarle menos ... La demanda de un 'regreso al trabajo' está impulsada por la necesidad de restaurar el flujo de ganancias corporativas. Sin un plan cuidadoso para implementar un regreso seguro al trabajo, basado en la ciencia y aplicado rigurosamente, habrá un enorme aumento en la tasa de infección, lo que resultará en enfermedades graves y la muerte.

“No se puede obligar a la clase trabajadora a pagar por garantizar su seguridad. Los costos necesarios para garantizar condiciones de trabajo seguras, así como para proporcionar atención médica e ingresos completos para todos los trabajadores, deben ser asumidos por las corporaciones y la élite gobernante capitalista ...

“No se puede confiar en la gestión empresarial para garantizar la seguridad de los trabajadores. Los trabajadores tampoco pueden confiar en los sindicatos. Sólo una minoría de trabajadores está sindicalizada y los sindicatos funcionan como poco más que brazos de la dirección empresarial.

“Los trabajadores necesitan sus propias organizaciones. En cada fábrica, lugar de trabajo y oficina, los trabajadores deben organizarse y elegir trabajadores confiables y respetados que los representen”. [8]

30. El 30 de mayo, el PSI emitió un comunicado exigiendo: “¡No a la reapertura de escuelas! ¡Construya comités de acción para proteger a los niños y maestros! " La declaración explicaba:

“La reapertura de escuelas no tiene nada que ver con una preocupación genuina por la educación y el bienestar de los niños. Los maestros, los niños e incluso los niños pequeños son enviados a entornos inseguros que se convertirán en un caldo de cultivo para COVID-19. Los más jóvenes y menos capaces de seguir las medidas de seguridad están siendo enviados a la escuela primero como eje del impulso del gobierno de "regreso al trabajo". Las escuelas son tratadas como poco más que tener bolígrafos para que millones de padres puedan ser enviados a trabajar en industrias no esenciales ...

"Los trabajadores de la educación y los padres ahora deben actuar de forma independiente mediante la formación de comités de acción para garantizar la seguridad y el bienestar de los niños, el personal, las familias y las comunidades". [9]

Para el 1 de junio, más de un millón de niños eran mantenidos en casa por padres preocupados. En las escuelas que se abrieron, solo entre el 40 y el 70 por ciento de los alumnos regresaron.

31. El 5 de junio, el PSI emitió un llamado para la formación de un comité de seguridad de base de los conductores de autobuses de Londres después de que se reveló que al menos 43 trabajadores del transporte en Londres, incluidos 29 conductores de autobuses habían muerto de COVID. 19. [10] El principal sindicato de conductores, Unite, abogaba por un regreso gradual al servicio completo, en connivencia con Transport for London y las empresas de autobuses, argumentando en contra de las máscaras faciales, mientras organizaba un regreso al abordaje en la puerta principal cerca del conductor. En el NHS, el PSI pidió apoyo para su iniciativa NHS FightBack, insistiendo: “El desafío al que se enfrentan los trabajadores del NHS es el desarrollo de una lucha política independiente contra la clase dominante y sus defensores políticos en la lucha por el socialismo y un gobierno obrero. Para librar esta lucha, se deben establecer comités de acción, independientes de los sindicatos, para salvaguardar la salud y seguridad de médicos y enfermeras y para librar una lucha política por los recursos esenciales”. [11]

El fin del encierro, el estallido de la lucha de clases y el resurgimiento de la pandemia

32. La relajación inicial del encierro en los Estados Unidos vio la erupción de protestas multirraciales y multiétnicas provocadas por el asesinato policial de George Floyd el 25 de mayo en Minneapolis. Esto encendió manifestaciones y acciones de solidaridad en todo el mundo, en una poderosa confirmación del carácter global de la lucha de clases y expresando los problemas comunes que enfrentan los trabajadores en todos los países, ya sea la represión policial, la austeridad o el impacto mortal de la pandemia. Mientras apoyaba vigorosamente esta oleada de oposición, el CICI se opuso a los defensores de Black Lives Matter (BLM) de una perspectiva racialista y procapitalista. El PSI de Estados Unidos explicó: “El objetivo de los sectarios raciales es desviar la atención de la policía como un instrumento del estado capitalista y los guardianes de primera línea del dominio de clase. Además, los esfuerzos por imponer una narrativa racial en las manifestaciones se contradicen por su carácter obviamente multirracial, multiétnico y multinacional”. [12] La preparación política esencial para esta ofensiva contra la política racial fue el trabajo realizado por el PSI para oponerse al “Proyecto 1619”, una campaña iniciada por el New York Times en agosto de 2019 que busca desacreditar la Revolución Americana, la Guerra Civil y sus principales líderes en la promoción de los esfuerzos del Partido Demócrata para fomentar la política comunalista, evaluando y explicando todos los problemas y conflictos sociales en términos raciales más que de clase. [13]

33. Se llevaron a cabo cientos de manifestaciones de solidaridad contra la brutalidad policial en todo el Reino Unido, a las que asistieron hasta 137.500 personas. Los conservadores respondieron con demandas de represión, y la ministra del Interior, Priti Patel, se comprometió a llevar a los "matones y criminales ... ante la justicia". La advertencia del PSI de que Johnson y Patel "calculan que las protestas contra el asesinato de George Floyd son el presagio de una erupción mucho más amplia de la lucha de clases" se confirmó en una semana cuando John Apter, presidente de la Federación de Policía de Inglaterra y Gales, y Ken Marsh, presidente de la Federación de la Policía Metropolitana, pidieron al gobierno que prohibiera todas las protestas mientras dure la pandemia. Esta amenaza subrayó la insistencia del PSI de que una oposición genuina a la represión estatal significa rechazar los intentos del movimiento BLM de “convertir la lucha objetiva de la clase trabajadora, y particularmente de la juventud, por la unidad contra la opresión de clase —contenida en las protestas de George Floyd— en una guerra cultural enmarcada en torno a una división racial supuestamente fundamental. Niega que el racismo sea un mecanismo para dividir y gobernar por parte de la clase capitalista y lo culpa a la 'gente blanca' y al 'privilegio blanco', oponiéndose a una lucha unificada de los trabajadores contra el capitalismo, contra la opresión de clases, a favor del apoyo al 'capitalismo negro', de 'igualdad de opresión' con más gente negra en la gestión empresarial, etc…” El PSI instó a los manifestantes principalmente jóvenes a volverse hacia la clase trabajadora y la lucha por el socialismo. "Lo que se plantea no es una ofensiva contra las estatuas que reflejan el legado de la esclavitud, sino una lucha de toda la clase trabajadora, negra, blanca y asiática, contra los peligros muy reales y muy contemporáneos de la violencia estatal para defender y perpetuar la esclavitud asalariada". [14]

34. El gobierno de Johnson prosiguió con los planes para la reapertura de las escuelas a pesar de las advertencias de una segunda ola de infecciones entre 2,0 y 2,3 veces el tamaño de la ola original. El 8 de agosto, la SEP emitió el comunicado, “Por un paro general contra la reapertura de escuelas”. Explicó:

“En cada etapa de esta ofensiva contra los trabajadores de la educación y los niños, al igual que con la campaña más amplia de 'regreso al trabajo', los conservadores han contado con la connivencia de los sindicatos y el Partido Laborista. El Sindicato Nacional de Educación, por ejemplo, apoya plenamente la reapertura de las escuelas, pidiendo solo una 'revisión periódica' de si se deben usar máscaras, 'a la luz de los avances en la opinión científica, la experiencia y la práctica en otros lugares'. El líder laborista Sir Keir Starmer dijo esta semana que la reapertura de las escuelas era 'la prioridad' y que 'cualquier paso que el gobierno tome para recuperar la confianza del pueblo británico contará con el apoyo total de los laboristas'”. [15]

35. La desmovilización de la oposición entre maestros y padres por parte de los sindicatos de la educación y el Partido Laborista permitió la reapertura de las escuelas el 1 de septiembre, sin distanciamiento social y sin EPP para los niños o el personal. Se esperaba que los niños de las escuelas primarias regresaran a las aulas de 30, mientras que las "burbujas" de la escuela secundaria podrían incluir grupos de un año entero de hasta 240. La asistencia se hizo cumplir mediante la amenaza de multas. El resultado de poner fin al cierre y la campaña de regreso al trabajo y al regreso a la escuela fue inevitable: el resurgimiento del virus a niveles comparables con el nivel anterior de la pandemia, con millones bajo algún tipo de bloqueo regional, miles de escuelas y universidades infectadas, y estudiantes encarcelados en sus residencias. Se espera que el final del esquema de licencia, a pesar de su extensión hasta abril de 2021, haga que la tasa de desempleo se eleve a 6 millones y un aumento asombroso en las personas sin hogar.

36. En su Sexto Congreso Nacional, celebrado en línea del 19 de julio al 24 de julio de 2020, el PSI de EE.UU. predijo que el fin de los bloqueos provocaría inevitablemente luchas de clases explosivas. La resolución aprobada por el Congreso decía:

“La primera mitad del año ha estado dominada por la respuesta de la clase dominante a la pandemia. La respuesta de la clase trabajadora pasará a primer plano en la segunda mitad. Las desastrosas consecuencias de las políticas de la clase dominante han asestado un duro golpe a la legitimidad del sistema capitalista. La respuesta corporativa al colapso económico —despedidos masivos, recortes salariales, demandas para recortar aún más los gastos de Medicare, Medicaid, Seguridad Social y otros programas sociales vitales y que ya no cuentan con fondos suficientes— se encontrará con una creciente resistencia en la clase trabajadora. Aumentará la oposición al trabajo en condiciones inseguras y a la reapertura de escuelas que faciliten la propagación del virus COVID-19. Habrá oposición a los desalojos y ejecuciones hipotecarias. Por lo tanto, el Partido Socialista por la Igualdad prevé un inmenso crecimiento de la lucha de la clase trabajadora, que, mediante la intervención del partido, asumirá un carácter políticamente consciente y anticapitalista”. [dieciséis]

Esto ya se está expresando a nivel internacional y en el Reino Unido. En Grecia, los estudiantes ocuparon 700 escuelas a las pocas semanas de su reapertura. Las huelgas, exigiendo aumentos salariales y revisiones de contratos, estallaron entre los estibadores en el puerto de Piraeus y en Olympic Air. Miles de personas protestaron en Madrid por la imposición de cierres que solo cubren los distritos obreros. Ha habido huelgas de profesores en Francia contra la reapertura de escuelas, de 2,3 millones de trabajadores del sector público en Alemania y de trabajadores del transporte público en ambos países. Se están produciendo protestas masivas contra el gobierno en Bielorrusia y Polonia, en defensa del derecho al aborto. Las votaciones de huelga de los conductores del metro de Londres y los trabajadores de autobuses de Metroline London han devuelto un abrumador voto afirmativo, y también se están celebrando votaciones en el Reino Unido entre los conductores de trenes y conductores, el personal de tierra y de vuelo de British Airways, los trabajadores de British Telecom y el personal universitario.

El fracaso del "corbynismo" y la quiebra de la pseudoizquierda

37. La pandemia sirve como epitafio de las afirmaciones de los grupos de pseudoizquierda de que el "corbynismo" podría "restablecer un nuevo partido obrero" (Partido Socialista) y representó un "renacimiento de la socialdemocracia" (Partido Socialista de los Trabajadores).) Incluso antes de la elección de Corbyn en 2015, el PSI escribió que ningún cambio de líder, ni siquiera una afluencia de miembros de izquierda, podría cambiar el carácter histórica y programáticamente determinado del laborismo como un "partido burgués de derecha ... cómplice de todos los crímenes del imperialismo británico” que “ha funcionado como el principal oponente político del socialismo durante más de un siglo”. [17] La resolución del Congreso del PSI de noviembre de 2016 explicó que la sacudida hacia la derecha de los laboristas no fue simplemente el producto de malos líderes, como Tony Blair, sino que tenía profundas raíces objetivas en los cambios fundamentales dentro del capitalismo mundial asociados con la globalización que habían "socavado dramáticamente" la viabilidad de las antiguas organizaciones laborales que estaban "integradas en el sistema del Estado nación". [18]

38. Durante su mandato como líder laborista, en lugar de oponerse a la austeridad, Corbyn instruyó a los consejos laboristas para que impongan los recortes exigidos por los conservadores, mientras que su canciller en la sombra, John McDonnell, cortejó a la ciudad de Londres. En lugar de movilizar a los trabajadores contra el militarismo y la guerra, Corbyn capituló en todos los temas clave: permitir votos libres sobre la guerra en Siria y la renovación del programa de armas nucleares Trident, como parte de la preparación militar de la OTAN contra Rusia. Basado en un programa de nacionalismo económico, abandonó su oposición de toda la vida a la Unión Europea (UE) y se unió a la campaña oficial de Permanecer en el Referéndum del Brexit. Contra las demandas populares de expulsar a la derecha laborista, Corbyn se acercó repetidamente a los blairistas, quienes no dejaron claro que preferían una victoria conservadora a tolerar la asociación del partido con políticas nominalmente "de izquierda". Corbyn no solo allanó el camino para Starmer y su connivencia con los conservadores, sino que su negativa a luchar contra las falsas acusaciones de "antisemitismo de izquierda" y la persecución de sus partidarios terminaron en su propia suspensión del partido e intensificación de la caza de brujas macartista que busca expulsar a todos los que se unieron al laborismo en busca de una alternativa de izquierda al blairismo. Corbyn ha allanado el camino para una ofensiva más amplia contra el sentimiento de izquierda entre los trabajadores y los jóvenes, con cualquiera que se oponga a los crímenes de guerra imperialistas en el Medio Oriente y la represión de Israel contra los palestinos para ser tildado de antisemita.

39. Masas de personas se han enfrentado a la quiebra y la traición de los partidos políticos que han dominado los movimientos de protesta y lo que pasó por política de izquierda durante todo un período histórico. El modelo para el "corbynismo" fue Syriza en Grecia y una serie de otras tendencias anti-marxistas y de falsa izquierda, incluido el Nuevo Partido Anticapitalista en Francia, el partido La Izquierda en Alemania, los Socialistas Democráticos de América en los Estados Unidos y Podemos en España, que se han integrado todos en la política burguesa e imperialista. Enraizados en sectores pudientes de la clase media, insisten en que la clase trabajadora ya no es una fuerza revolucionaria, sino que ha sido reemplazada por una multitud de sectores sociales definidos por identidades nacionales, raciales, de género o de estilo de vida. Durante décadas, estos partidos consideraron su política como radical o anticapitalista cuando no eran nada por el estilo. Su función esencial en nombre del capitalismo asolado por la crisis es adelantarse y prevenir el surgimiento de un movimiento político independiente de la clase trabajadora por el socialismo. Para identificar y explicar el papel de estos partidos, el CICI desarrolló el término pseudoizquierda: apoyan el capitalismo, se oponen a la lucha de clases, abrazan el irracionalismo filosófico y apoyan las guerras neocoloniales.

40. Las lecciones centrales del fracaso del "corbynismo" se resumieron en una declaración del 14 de diciembre de 2019 de la Junta Editorial del WSWS sobre la debacle electoral del Laborismo:

“Lo que se expone en la debacle laborista es un tipo de política que busca negar la naturaleza revolucionaria de la clase trabajadora. Bajo el liderazgo de Corbyn, los laboristas abandonaron cualquier apelación de clase a favor de promover una agenda basada en las políticas de identidad de raza, nacionalidad, etnia, género y orientación sexual.

“El ideólogo de la izquierda de clase media, Chantal Mouffe, describió a Corbyn como el ejemplo potencialmente más exitoso de una nueva ola de 'populismo de izquierda' porque 'está a la cabeza de un gran partido y cuenta con el apoyo de los sindicatos´. El resultado dependería de su rechazo de la 'frontera política de izquierda tradicional ... establecida sobre la base de la clase'...

“La debacle de Corbyn es la exposición no solo del Partido Laborista, sino de toda la perspectiva del 'camino parlamentario hacia el socialismo'. Las grandes cuestiones de la guerra, la pobreza y la desigualdad social no se van a resolver con campañas electorales inteligentemente dirigidas.

“La condición previa para resolver cualquiera de los grandes problemas sociales que enfrenta la humanidad es una movilización masiva de la clase trabajadora y la intensificación de la lucha de clases a escala global. Solo un movimiento que se identifique con esta lucha, que rompa el miserable debate nacionalista sobre el Brexit y luche por un programa de unidad proletaria internacional, podrá ganarse la confianza de la clase trabajadora y liderarla en la lucha por el socialismo. " [19]

Brexit, antagonismos interimperialistas y peligro de guerra

41. El PSI insistió durante el referéndum del Brexit de 2016 en que, independientemente del sentimiento confuso y antisistema que explotaban, las fuerzas de la licencia representaban las capas más derechistas y xenófobas dentro del partido conservador, que buscaban "completar la revolución de Thatcher" a nivel nacional, para perseguir mejor la guerra comercial y militar en el extranjero. Pero advertimos que las fuerzas a favor de la permanencia, lideradas por los laboristas y el TUC, no ofrecían alternativa, buscando preservar el acceso al mercado europeo en una alianza con el imperialismo estadounidense, aprovechando el papel del Reino Unido como baluarte de los intereses de Washington en el continente. Llamamos a un boicot activo del referéndum, advirtiendo: “No puede haber un buen resultado de tal plebiscito. Gane el bando que gane, el pueblo trabajador pagará el precio”, [20] y pidió que los trabajadores adopten la perspectiva de una lucha unificada en todo el continente por el socialismo. En contraste, todos los grupos de pseudoizquierda se alinearon detrás de una u otra facción capitalista, con el Partido Socialista y el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP) defendiendo un voto de “Izquierda” retratando al Brexit como la base para un camino nacional hacia el socialismo a través de reformas implementadas. por un gobierno de Corbyn. Otros grupos más pequeños también se alinearon detrás de Corbyn, mientras respaldaban a Permanecer y promocionaban las virtudes “progresistas” de la UE. La alineación de los defensores del "permiso de izquierda" con la derecha conservadora fue personificada por su portavoz más destacado, George Galloway, que montó una plataforma conjunta con el entonces líder del Partido de la Independencia del Reino Unido, Nigel Farage, para proclamar: "Izquierda, derecha, izquierda, derecha, marcha hacia adelante. ¡juntos!" Confirmó que no existe una línea que la pseudoizquierda no esté dispuesta a cruzar en su oposición a la lucha por el internacionalismo socialista y la defensa del capitalismo y del Estado nación burgués.

42. La pandemia ha servido como prueba definitiva de que todos los conflictos dentro de la clase dominante por el Brexit son entre dos facciones igualmente reaccionarias, divididas sobre la mejor manera de promover los intereses globales del imperialismo británico, pero unidas en su intensa hostilidad hacia la clase trabajadora. No hay nada que distinga entre el Reino Unido y sus competidores europeos en su respuesta a la pandemia. Los trabajadores europeos fueron sacrificados mientras que los poderes de la UE se centraron en sus propios rescates corporativos. No se tomaron medidas a escala europea para combatir la pandemia, y los países más afectados, como Italia y España, dejaron que se las arreglaran solos. En el Reino Unido, las facciones de la burguesía Leave and Remain se unieron para apoyar la “inmunidad colectiva” y sacrificar la vida de los trabajadores para defender sus ganancias. Los distritos electorales del norte que ayudaron a emitir el voto de salida y a Johnson su mayoría electoral en 2019 han estado especialmente cruelmente expuestos a la pandemia. En cuanto a las afirmaciones de que salir de la UE devolvería a los "Grandes" a Gran Bretaña, la pandemia ha acelerado las tensiones centrífugas dentro del propio Reino Unido que amenazan con su ruptura. A las demandas de un segundo referéndum de independencia en Escocia se suma ahora la puesta en tela de juicio del Acuerdo del Viernes Santo de 1998 y la desestabilización de Irlanda en ambos lados de la frontera. Las regiones inglesas se enfrentan entre sí, ya que los laboristas de las ciudades del norte se unen con los conservadores para exigir una redistribución de la riqueza de Londres y el sudeste.

43. La amenaza de Johnson de romper el Acuerdo de Retirada con la UE y otorgar al Reino Unido poderes para controlar los términos comerciales con Irlanda del Norte confirma que la fuerza impulsora del Brexit fue la enorme escalada de antagonismos inter imperialistas producida por la crisis global del sistema capitalista, antagonismos que llevaron a dos guerras mundiales en el siglo XX. Los eventos catastróficos en los Estados Unidos ahora colocan al Reino Unido cada vez más firmemente en el centro de la escalada global de la guerra comercial y el militarismo. El objetivo de Johnson es utilizar el Brexit para transformar el Reino Unido en un "Singapur-en-Támesis" desregulado y de mano de obra barata en alianza con la administración Trump, que ve a la UE como un rival a romper. El gobierno de Johnson ha temido la posibilidad de una victoria electoral estadounidense para el Partido Demócrata, que se opone al Brexit, sabiendo que la guerra de facciones dentro de la clase dominante británica nunca se ha resuelto. Además, el precio exigido por la alianza de Londres con Washington es el apoyo total para la profundización de las hostilidades hacia Rusia y China, incluida la exclusión de Huawei de China de la red 5G del Reino Unido y la retirada del acuerdo nuclear iraní copatrocinado por Alemania, Francia, China y Rusia.

44. Al igual que en la invasión de Irak en 2003, Gran Bretaña sigue desempeñando el papel de agente provocador de los Estados Unidos, como lo demuestra su utilización de los aún inexplicables envenenamientos de Skripal contra Rusia y el aprovechamiento de su antiguo papel colonial en Hong Kong como una garra contra China. Más temprano que tarde, el imperialismo británico no tendrá más remedio que intentar resolver su desesperada situación en una explosión de violencia militar. No menos que en EE. UU., los preparativos de guerra de Gran Bretaña están ganando vuelo, luego del informe del Ministerio de Defensa de 2018 de que "el mundo ha regresado a una era de competencia feroz después de 30 años de relativa estabilidad", con planes para una mayor presencia militar "donde nosotros tenemos intereses económicos”, incluidas dos nuevas bases militares en el Caribe y el sudeste asiático. El nuevo portaaviones HMS Queen Elizabeth de £3 mil millones del Reino Unido realizará su viaje inaugural al Lejano Oriente el próximo año a la cabeza de un grupo de ataque con armas nucleares para participar en ejercicios militares estadounidenses-japoneses contra China. También están en marcha los preparativos para las hostilidades militares contra Rusia, prefiguradas por ejercicios militares en Georgia y el Atlántico en septiembre. Numerosos focos de tensión amenazan con involucrar a las principales potencias imperialistas, incluido el conflicto de Armenia/Azerbaiyán y el conflicto entre Turquía y Grecia en el Mediterráneo oriental. Este es solo un elemento en la compleja red de guerras y antagonismos que involucran a Israel, Palestina, Líbano, Siria y Egipto, también centrados en el Golfo Pérsico, donde la Marina de los Estados Unidos ha llevado a cabo provocaciones contra Irán, y en Libia y el Sahel que son parte de una lucha por África y sus recursos vitales.

45. La única forma de detener el impulso hacia una nueva guerra mundial es la unificación internacional de las luchas de la clase trabajadora contra la guerra, la pandemia y el capitalismo, basada en un programa socialista revolucionario. La política de “inmunidad colectiva” está directamente relacionada con el impulso al comercio y la guerra militar. La clase dominante calcula que la caída en la esperanza de vida ahorrará cientos de miles de millones en pensiones, salud y prestaciones sociales para que esta bonanza monetaria pueda redirigirse hacia el pago de los rescates corporativos multimillonarios y el presupuesto militar. El CICI contrapone a esta estrategia imperialista la lucha por unificar a la clase obrera internacionalmente en una lucha común contra la burguesía. Para ello es fundamental la perspectiva de las secciones europeas del CICI para los Estados Unidos Socialistas de Europa, contra la UE y todas las potencias imperialistas, como parte de una federación socialista mundial. La lucha contra la política de muerte masiva requiere la movilización independiente de la clase trabajadora y la preparación de huelgas generales en todo el continente, para derrocar a la élite gobernante en todos los países y establecer gobiernos obreros.

Tareas del Partido Socialista por la Igualdad

46. Hacer frente al desafío revolucionario de este nuevo período depende de la asimilación por parte de los cuadros del PSI de las lecciones históricas de la lucha de décadas para construir una dirección revolucionaria marxista. En su informe de apertura de la escuela internacional de verano de agosto de 2019, el presidente de la Junta Editorial Internacional del WSWS, David North, identificó una nueva etapa en la historia del movimiento trotskista:

“Ahora asistimos a la intersección de un nuevo surgimiento revolucionario de la clase trabajadora internacional con la actividad política del Comité Internacional. La crisis mundial que estamos analizando es una en la que el Comité Internacional es un participante cada vez más activo y directo ...

“Los procesos objetivos de globalización económica, identificados por el Comité Internacional hace más de 30 años, han experimentado un desarrollo colosal. Combinados con el surgimiento de nuevas tecnologías que han revolucionado las comunicaciones, estos procesos han internacionalizado la lucha de clases en un grado que hubiera sido difícil de imaginar incluso hace 25 años. La lucha revolucionaria de la clase trabajadora se desarrollará como un movimiento mundial interconectado y unificado. El Comité Internacional de la Cuarta Internacional se construirá como el liderazgo político consciente de este proceso socioeconómico objetivo. Contrapondrá a la política capitalista de la guerra imperialista la estrategia de clase de la revolución socialista mundial”. [21]

47. El fundamento de la respuesta del CICI a esta nueva etapa de la lucha de clases se centra sobre todo en el extraordinario trabajo teórico y político realizado desde la escisión con el Partido Revolucionario de los Trabajadores (Workers Revolutionary Party, WRP) en 1986. Esto marcó la victoria decisiva del movimiento trotskista contra el pablismo, que buscaba subordinar a la Cuarta Internacional a los movimientos nacionalistas socialdemócratas, estalinistas y pequeñoburgueses que dominaron el movimiento obrero en la posguerra. Condujo a un renacimiento sin precedentes del marxismo, incluido un estudio fundamental de las implicaciones de la globalización de la producción para el curso futuro de la lucha de clases y la revolución socialista. Los Partidos Socialistas por la Igualdad se fundaron a partir de 1995 en el entendimiento de que la globalización había arruinado los programas nacionalistas de los viejos partidos de masas y sindicatos. Esto significaba que la lucha de clases sería internacional no solo en contenido sino también en forma. La radicalización de las masas, por tanto, no se produciría en el marco de las viejas organizaciones, sino en una lucha contra ellas que debe ser liderada por las secciones del CICI. El lanzamiento del World Socialist Web Site en febrero de 1998 surgió de esta transformación de ligas en partidos, convirtiéndose en el mecanismo principal a través del cual el CICI se está estableciendo como la nueva dirección revolucionaria de la clase trabajadora internacional.

48. La responsabilidad política central del PSI es participar plenamente en el desarrollo del World Socialist Web Site como la voz autorizada del marxismo y el instrumento a través del cual la clase trabajadora mundial se unificará en una lucha por el socialismo. El WSWS se relanzó el 2 de octubre con un rediseño importante que es estéticamente agradable y proporciona una mayor funcionalidad. Pero el rediseño fue guiado por la comprensión de que el colapso histórico del sistema capitalista mundial, acelerado por la pandemia del coronavirus, está generando un inmenso crecimiento de interés dentro de la clase trabajadora en la política, la historia y la teoría socialistas. Al anunciar el relanzamiento, David North explicó, “a lo largo de este largo proceso, nuestra preocupación central ha sido el desarrollo del World Socialist Web Site como punto focal, en la lucha internacional por el socialismo, de la educación teórica, el análisis político, la ilustración cultural y la organización revolucionaria de la clase obrera… El WSWS proporcionará acceso a los programas y declaraciones importantes del Comité Internacional y sus secciones. Todos aquellos que buscan un movimiento socialista basado en el marxismo — que defienda el genuino legado revolucionario de la Revolución de Octubre de 1917, defienda la verdad histórica y lleve a cabo una lucha implacable contra todas las variantes del neoestalinismo, el nacionalismo reaccionario, el reformismo, el oportunismo y la clase media pseudoizquierdista— podrá seguir el trabajo de la Cuarta Internacional y estudiar su historia y programa”. [22]

49. Un tema esencial de los escritos de Trotsky desde sus Lecciones de O ctubre de 1924 fue la elaboración del papel decisivo del liderazgo político en la lucha por el socialismo. Sin una perspectiva política correcta y el desarrollo de un cuadro revolucionario para luchar por esto en la clase obrera, las trágicas experiencias históricas demuestran que incluso la situación objetiva más favorable puede terminar en derrota. Trotsky advirtió que cualquier cambio importante en la situación objetiva genera nuevas presiones sobre el partido, ya que se requiere que modifique sus tácticas y métodos de organización para satisfacer las nuevas demandas de la lucha de clases. La resolución del Congreso de 2018 del PSI de EE. UU. resumió la conclusión esencial extraída por Trotsky de que las derrotas políticas “fueron frecuentemente consecuencia de políticas incorrectas del partido socialista en el curso de las luchas revolucionarias ... Pero otra causa de derrotas es el fracaso de los partidos a reconocer y responder, de manera oportuna y suficientemente decidida, al acercamiento de una crisis revolucionaria. La derrota de la Revolución Alemana en 1923 es el ejemplo más significativo de tal fracaso de la iniciativa política. En la actual situación de crisis cada vez más profunda, es este último error el que el movimiento revolucionario debe estar decidido a evitar”. [23]

50. El PSI intervendrá directamente en todas las luchas de la clase obrera para impulsar su actividad militante independiente, elevar su conciencia política y comprensión de la perspectiva socialista e internacionalista, y ganar al partido a los trabajadores y jóvenes más avanzados. El PSI respalda la declaración de nuestros camaradas estadounidenses en su resolución del Congreso de 2020: “La política revolucionaria no se desarrolla en una especie de reino distante, etéreo y sobrehumano. Incluso las condiciones objetivas más favorables deben ser aplicadas por trabajadores políticamente conscientes, que hayan sido educados por el partido ... El partido debe explicar pacientemente a los trabajadores y jóvenes la naturaleza de la crisis y la estrategia de la lucha por el socialismo. Pero la necesidad de una explicación paciente no debe convertirse en una justificación para la contemplación pasiva. No se deben desaprovechar las oportunidades para traducir el entendimiento político en acciones prácticas. El objetivo del partido es llevar a los trabajadores a la lucha”. [24]

51. Trotsky escribió: “La tarea estratégica de la Cuarta Internacional no radica en reformar el capitalismo sino en su derrocamiento. Su objetivo político es la conquista del poder por parte del proletariado con el propósito de expropiar a la burguesía. Sin embargo, el logro de esta tarea estratégica es impensable sin la atención más considerada a todas las cuestiones tácticas, incluso pequeñas y parciales. Todos los sectores del proletariado, todas sus capas, ocupaciones y grupos deben ser incorporados al movimiento revolucionario. La época actual se distingue no por el hecho de que libera al partido revolucionario del trabajo cotidiano, sino porque permite que este trabajo se realice indisolublemente con las tareas reales de la revolución”. [25]

52. En el desempeño de su labor, el PSI adelanta una serie de demandas transitorias que conectan los problemas y necesidades que surgen de la situación concreta con la estrategia de la revolución socialista mundial. El PSI exige el fin de la campaña criminal de regreso al trabajo y la reapertura de escuelas, el repudio de los rescates corporativos y el establecimiento de la propiedad de los trabajadores y el control democrático de los principales bancos y corporaciones para proporcionar ingresos a todos los afectados por la crisis. pandemia, para financiar medidas de contención y ampliar la protección sanitaria y social. Estas demandas parten de la premisa fundamental de que la respuesta a la pandemia debe estar determinada por lo que los trabajadores y la sociedad en su conjunto necesitan, no por lo que el sistema capitalista y los oligarcas financieros están dispuestos a dar. Estas demandas transitorias conducen inexorablemente a la conclusión esencial: la necesidad de establecer el poder obrero y abolir el capitalismo.

El PSI asumirá tareas específicas en la lucha por esta perspectiva:

· Construir comités de base

53. El PSI intensificará sus esfuerzos para crear comités de seguridad de base, que ya se han establecido entre trabajadores automotores, educadores y estudiantes en los Estados Unidos, Australia, Alemania y el Reino Unido, y entre los conductores de autobuses de Londres. El propósito de estos comités es librar una lucha independiente en defensa de la seguridad de la clase trabajadora y defender los medios de vida del asalto de la élite gobernante. Son centros críticos para dirigir la rebelión contra el corporativismo del trabajo y la burocracia sindical, desarrollar la conciencia socialista y reclutar trabajadores para el partido.

54. Dentro de estos comités, el PSI busca educar a los trabajadores sobre el carácter de los sindicatos y el papel de las tendencias pseudoizquierdistas como apologistas y última línea de defensa de la burocracia sindical. Enfatizaremos la necesidad de generalizar la lucha de la clase trabajadora, incluso mediante la formación de comités de seguridad vecinales para combatir el creciente desastre social que enfrentan millones de personas. Lucharemos para vincular la lucha de los trabajadores en Gran Bretaña con la de sus hermanos y hermanas de clase en Europa e internacionalmente, popularizando la demanda de una huelga general política para derrocar al gobierno de Johnson en Gran Bretaña como parte de una ofensiva de los Estados Unidos en toda Europa. clase obrera.

· Defender a inmigrantes y solicitantes de asilo

55. El PSI librará una lucha decidida en defensa de los inmigrantes y solicitantes de asilo. Las víctimas de las guerras imperialistas y la brutal explotación por parte de las corporaciones transnacionales son sometidas a los crímenes más viles, perseguidas colectivamente por los gobiernos europeos utilizando buques de guerra, dejados a morir por miles en alta mar, encarcelados en campos de concentración y sujetos a deportación. El Reino Unido lidera esta frenética ofensiva, movilizando a la Royal Navy (Marina Real) para que rechazar los botes improvisados en el Canal de la Mancha mientras incita a la derecha fascista a atacar a los migrantes que llegan al Reino Unido. El PSI exigirá el fin de todas las deportaciones y pedirá que los refugiados sean bienvenidos y se les proporcionen todos los beneficios de la ciudadanía. Trabajaremos con nuestros camaradas internacionales en la lucha contra las políticas de Fortaleza Europa de los gobiernos de la UE, de las cuales las medidas tomadas por el Reino Unido siguen siendo una parte integral. Destacaremos el terrible número de muertos en el Mediterráneo y las espantosas condiciones en las que los solicitantes de asilo se encuentran recluidos en campos de concentración de facto.

· Oponerse al militarismo y la guerra

56. El PSI intensificará su oposición al militarismo imperialista, que amenaza con desencadenar una Tercera Guerra Mundial. La lucha contra la guerra debe basarse en la clase trabajadora. Debe ser anticapitalista y socialista y librarse independientemente de todos los partidos políticos y organizaciones que defienden el sistema capitalista. Sobre todo, debe ser internacional, uniendo y movilizando el vasto poder de la clase trabajadora en una lucha global unificada para acabar con el capitalismo y sus divisiones de estado-nación y establecer el socialismo mundial.

· ¡Liberen a Julian Assange!

57. El objetivo de WikiLeaks y Assange es inseparable del impulso creciente hacia la guerra imperialista y el paso a formas autoritarias de gobierno. La explosión del militarismo estadounidense, respaldada por sus aliados que luchan por una parte del botín, va acompañada de la destrucción continua de los derechos democráticos y legales y la anulación del derecho internacional. Es por eso que la persecución de Assange ha continuado en medio de un apagón virtual de los medios y con el testimonio de los periodistas de Guardian que constituyen un elemento importante del caso de la fiscalía. Los grupos de pseudoizquierda han mantenido el mismo silencio criminal que han impuesto con respecto al destino de Assange desde que apoyaron los esfuerzos fallidos para incriminarlo en falsas acusaciones de agresión sexual en Suecia para asegurar su extradición. El medio pseudoizquierdista y liberal ha renunciado a cualquier pretensión de antiimperialismo y ha abrazado operaciones de cambio de régimen en Siria, Libia y otros lugares basados en el apoyo a la “intervención humanitaria” y la adhesión a la política de identidad. Ven la divulgación de los crímenes de guerra imperialistas por parte de WikiLeaks con una enemistad manifiesta. De hecho, The Guardian se unió al New York Times y otros para minimizar el daño político de la publicación del material filtrado por Assange antes de volverse contra él en alianza con el aparato estatal.

58. El PSI intensificará su exposición de esta conspiración y combatirá los intentos de confiar el destino de Assange a varios políticos burgueses, burócratas sindicales y ONG como lo defienden Counterfire y Don’t Extradite Assange. Los gestos tardíos y poco sinceros de apoyo de personas como Jeremy Corbyn son un fraude cínico: Corbyn se negó a movilizar a sus millones de seguidores en defensa de Assange cuando era líder del Partido Laborista. La única forma en que Assange puede ser liberado es vinculando esta demanda con la lucha de la clase trabajadora contra el capitalismo y el imperialismo, en oposición al estado, el parlamento, el poder judicial y los medios burgueses. Esto se evidencia en el poderoso apoyo que Assange obtuvo entre los chalecos amarillos de Francia y en la campaña global emprendida por el WSWS y secciones del CICI, que han luchado para educar y movilizar a la clase trabajadora, incluidos los médicos que exigieron su libertad por motivos médicos, trabajadores automotores, profesores, estudiantes y jóvenes. El SEP instará a los trabajadores a seguir el ejemplo establecido por el Comité de Seguridad de Rango y Archivo de Conductores de Autobuses de Londres y prometerá su apoyo para su liberación. La lucha por la libertad de Assange está indisolublemente ligada a la lucha contra la censura estatal y corporativa del WSWS y otros sitios web e individuos de izquierda y pacifistas, y contra los intentos del Estado alemán de criminalizar a nuestros camaradas al designar al PSI de Alemania, el Sozialistische Gleichheitspartei (SGP) como "extremista de izquierda" e inconstitucional.

· Defender el arte y la cultura

59. El PSI asumirá la defensa del arte y la cultura en unas condiciones en las que cientos de miles de trabajadores del sector enfrentan la pérdida de sus ingresos y medios de vida. La exigencia del canciller Sunak de que los artistas "se vuelvan a capacitar y encuentren otros trabajos" expresa la hostilidad de la clase dominante hacia el arte y su indiferencia ante el destino de cientos de teatros, museos, galerías de arte, orquestas, compañías de danza y locales de música que enfrentan el cierre. Como escribió Trotsky en 1938, “El arte no puede escapar de la crisis ni separarse. El arte no puede salvarse a sí mismo". La defensa del arte y la cultura le corresponde a la clase trabajadora y al movimiento socialista. La lucha por la emancipación política total de la clase trabajadora y su ilustración cultural están inseparablemente conectadas.

· Construir la juventud y los estudiantes internacionales para la igualdad social

60. El PSI organizará una ambiciosa campaña para construir el Instituto Internacional de Jóvenes y Estudiantes por la Igualdad Social (JEIIS o IYSSE en inglés) en los campus, en las escuelas y entre los jóvenes de la clase trabajadora, que han sido los más afectados por la pandemia y la destrucción constante de trabajos. Buscaremos movilizar una lucha unificada de los estudiantes con los educadores contra el impacto mortal de la reapertura de escuelas, colegios y universidades en condiciones inseguras. Combatiremos los intentos de excluir todas las opiniones anticapitalistas del plan de estudios y censuraremos la oposición al sionismo y la represión israelí de los palestinos, al mismo tiempo que nos movilizaremos contra la estrategia "Prevenir" que busca convertir a los educadores en espías e informadores policiales. El JEIIS emprenderá una ofensiva teórica consistente por el socialismo contra los defensores del posmodernismo y las políticas de identidad.

· Construir secciones europeas del CICI

61. La lucha por el internacionalismo socialista avanza en su nivel más alto a través de la lucha para construir el CICI como el partido mundial de la revolución socialista. No existe una solución nacional para la pandemia mundial, como tampoco existe una solución nacional para ninguno de los grandes problemas que enfrenta la clase trabajadora. La construcción de un movimiento socialista de masas en la clase trabajadora británica debe estar vinculada a la movilización de la clase trabajadora internacional, la fuerza social masiva que finalmente puede poner fin a la barbarie capitalista. El SEP tiene la responsabilidad particular de trabajar con nuestros camaradas en la SGP en Alemania, el Parti de l’égalité socialiste (PES--el PSI de Francia) y Sosyalist Eşitlik (Turquía) para construir secciones del CICI en toda Europa. Ese trabajo estará guiado por la perspectiva esbozada en nuestra declaración conjunta del 25 de septiembre con el SGP en Alemania, el PES en Francia y Sosyalist Eşitlik en Turquía, "¡Por una huelga general para detener el resurgimiento del COVID-19 en Europa!":

“Las secciones europeas del CICI y su grupo simpatizante en Turquía reiteran los llamamientos que han hecho para una huelga general contra las políticas asesinas de regreso al trabajo y regreso a la escuela. La tarea que ahora enfrenta la creciente movilización y radicalización política de la clase trabajadora en Europa es la lucha para apoderarse de los recursos robados por la clase dominante en años de obscenos rescates, derrocar a los gobiernos de la UE, derrocar al sistema capitalista y reemplazar a la reaccionaria UE. con los Estados Unidos Socialistas de Europa ". [26]

62. Los trabajadores y jóvenes con más visión de futuro y principios políticos que se unan al SEP estarán firmemente arraigados en los principios y la historia de la lucha por el internacionalismo socialista encarnado en el CICI. El cuadro del PSI proporcionará el liderazgo necesario a las luchas revolucionarias emergentes de la clase trabajadora.

* * *

Notas finales:

[1] “La década de la revolución socialista inicia”, por David North y Joseph Kishore, World Socialist Web Site, 4 de enero de 2020

[2] “La pandemia de COVID-19: un evento desencadenante en la historia mundial”, por David North, World Socialist Web Site, 5 de mayo de 2020.

[3] ¡Una respuesta de emergencia global y coordinada a la pandemia del coronavirus!, Comité Internacional de la Cuarta Internacional, World Socialist Web Site, 29 de febrero de 2020

[4] El momento Churchill de Boris Johnson, por Tony Barber, Financial Times, 17 de marzo de 2020

[5] Estimación de los efectos de las intervenciones no farmacéuticas sobre COVID-19 en Europa, por Flaxman, S., Mishra, S., Gandy, A. et al., Nature, 8 de junio de 2020

[6] Jeremy Corbyn: el gobierno me dio una conferencia sobre la inmunidad colectiva, por Kate Proctor, The Guardian, 19 de agosto de 2020

[7] Preparación para el regreso al trabajo fuera del hogar: un enfoque sindical, TUC, 27 de abril de 2020

[8] Los trotskistas británicos emiten un llamado a la acción de la clase trabajadora contra la pandemia, Partido Socialista por la Igualdad (Reino Unido), World Socialist Web Site, 27 de mayo de 2020

[9] ¡No a la reapertura de escuelas! ¡Construir comités de acción para salvaguardar a niños y maestros!, Partido Socialista por la Igualdad (Reino Unido), World Socialist Web Site, 30 de mayo de 2020

[10] Los conductores de autobuses de Londres se enfrentan al desastre de COVID-19: ¡Cread comités de base de seguridad, Laura Tiernan, World Socialist Web Site, 6 de junio de 2020

[11] Reino Unido: Después de que los aplausos cesen, el camino a seguir para los trabajadores del SNS, Rory Woods, Chris Marsden, World Socialist Web Site, 6 de junio de 2020

[12] Las protestas contra el asesinato policial: El camino a seguir, Partido Socialista por la Igualdad (EE.UU.), World Socialist Web Site, 16 de junio de 2020

[13] Proyecto 1619 del New York Times, World Socialist Web Site

[14] El gobierno del Reino Unido alienta la provocación fascista para justificar la represión policial, Tom Scripps, World Socialist Web Site, 15 de junio de 2020

[15] Para una huelga general contra la reapertura de escuelas, Partido Socialista por la Igualdad (Reino Unido), World Socialist Web Site, 8 de agosto de 2020

[16] La pandemia mundial, la lucha de clases y las tareas del Partido Socialista por la Igualdad, Partido Socialista por la Igualdad (EE.UU.), World Socialist Web Site, 8 de agosto de 2020

[17] ¿Qué representa el “fenómeno Jeremy Corbyn”?, Chris Marsden, Julie Hyland, World Socialist Web Site, 15 de agosto de 2015

[18] Jeremy Corbyn y el Partido Laborista: Las lecciones estratégicas, Partido Socialista por la Igualdad (Reino Unido), World Socialist Web Site, 15 de noviembre de 2016

[19] La elección de Boris Johnson y el fracaso del corbynismo, Consejo Editorial del WSWS, World Socialist Web Site, 14 de diciembre de 2019.

[20] ¡Por un boicot activo del referéndum del Brexit!, Partido Socialista por la Igualdad (Reino Unido), World Socialist Web Site, 29 de febrero de 2016

[21] Los orígenes y consecuencias políticas de la escisión de 1982-86 en el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, David North, World Socialist Web Site, 3 de agosto de 2019

[22] Anuncio del relanzamiento del World Socialist Web Site el 2 de octubre de 2020, David North, World Socialist Web Site, 18 de septiembre de 2020

[23] Lecciones de octubre, Leon Trotsky, World Socialist Web Site, (1924)

[24] La pandemia mundial, la lucha de clases y las tareas del Partido Socialista por la Igualdad, Partido Socialista por la Igualdad (EE.UU.), World Socialist Web Site, 8 de agosto de 2020

[25] El programa de transición, Leon Trotsky, World Socialist Web Site, (1938)

[26] ¡Por una huelga general para detener el resurgimiento del COVID-19 en Europa!, Sozialistische Gleichheitspartei (Alemania), Socialist Equality Party (Reino Unido), Parti de l'égalité socialiste (Francia), Sosyalist Eşitlik (Turquía), World Socialist Sitio web, 25 de septiembre de 2020

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

The resurgence of the class struggle and the tasks of the Socialist Equality Party (UK)
[6 diciembre 2018]