Decenas de miles rinden homenaje a los jóvenes asesinados por la policía mientras Perú jura al tercer presidente en una semana

por Cesar Uco
20 noviembre 2020

Miles de jóvenes realizaron vigilias el lunes por la noche en las principales ciudades de Perú en memoria de dos jóvenes estudiantes asesinados por la Policía Nacional del Perú (PNP) en una marcha nacional el sábado pasado.

Fue la segunda marcha de este tipo la semana pasada, integrada mayoritariamente por jóvenes peruanos, para protestar por el golpe parlamentario que instaló ilegalmente al presidente del Congreso, Manuel Merino, como presidente interino. El Congreso derrocó al presidente Martín Vizcarra, quien fue acusado de “incapacidad moral permanente” sobre la base de acusaciones no probadas de haber aceptado sobornos mientras era gobernador de la región minera de Moquegua entre 2011 y 2014.

Merino se vio obligado a dimitir el domingo por la tarde ante las continuas protestas masivas y la indignación popular por el asesinato de los dos manifestantes. El lunes por la noche, el parlamento peruano eligió al tercer presidente del país en solo una semana, el congresista Francisco Sagasti, de 76 años. `

Los manifestantes llevan fotos de los jóvenes asesinados Inti Sotelo y Bryan Pintado (Twitter)

Los dos estudiantes asesinados fueron Inti Sotelo Camargo, de 24 años, quien murió por una herida de bala en el pecho, y Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22, quien sufrió heridas de 10 proyectiles disparados en su rostro y cuello.

Al menos otras 107 personas resultaron heridas por proyectiles —se utilizaron balas de goma y munición real— gases tóxicos y golpes. Se sabe que uno está paralizado de cintura para abajo y otro ha perdido un ojo, mientras que otros pueden quedar permanentemente discapacitados.

Si bien el “presidente interino” Merino aprobó el uso de una represión brutal y excesiva, el PNP había estado preparando durante mucho tiempo tales tácticas para su uso contra un levantamiento de masas.

Las represivas fuerzas de seguridad de Perú han desempeñado un papel cada vez más dominante, ya que el país se ha enfrentado a la tasa de mortalidad per cápita más alta del mundo por la pandemia de COVID-19, así como a la peor crisis económica, con la economía del país contrayéndose en un 30 por ciento.

Vigilia para los estudiantes asesinados (Twitter)

La pandemia de coronavirus llevó al gobierno de Vizcarra a dar luz verde al fortalecimiento y despliegue de las fuerzas antidisturbios de la PNP contra la población. Cuando se declaró el toque de queda a mediados de marzo, Vizcarra, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, desplegó cientos de policías armados con rifles de alta potencia en todos los distritos de la ciudad. Cientos de personas fueron arrestadas entre marzo y noviembre por violar el toque de queda, especialmente en los barrios populares. Sigue en vigor un toque de queda nocturno.

Al informar sobre la represión policial del sábado, el diario peruano El Comercio señaló: “A pesar de los llamados nacionales e internacionales para evitar tales represalias, la policía antidisturbios lanzó una lluvia de bombas lacrimógenas y utilizó escopetas con perdigones contra los ciudadanos que los confrontaron mientras intentaban avanzar por Abancay. Avenue hacia el edificio del Congreso". El País de España en un artículo titulado “En memoria de los héroes de la generación del Bicentenario en Perú”, informó: “Desde el personal de salud que observaba las marchas hasta la Defensoría del Pueblo, fueron agredidos por policías que no dudaron en obedecer las órdenes. de represión. No solo usaron balas de goma para disparar contra los cuerpos de los manifestantes, sino que también usaron proyectiles de metal, canicas, bombas de gas lacrimógeno y bombas de impacto. Algunos jóvenes informaron que los heridos podrían perder la vista, otros podrían no volver a caminar, muchos quedaron con heridas de proyectil”.

Las marchas representan el estallido de años de ira acumulada contra los políticos de todos los partidos burgueses que, sumidos en la corrupción y presidiendo una desigualdad social sin precedentes, han llevado al país a la mayor crisis económica y sanitaria de la historia moderna.

Cuando Merino renunció a la presidencia, inicialmente se anunció que Rocío Silva Santisteban, del pseudoizquierdista Frente Amplio, sería elegida por el Congreso como su líder, y como resultado la próxima presidenta. Hay pocas dudas de que esta maniobra para instalar a un representante de la pseudo izquierda a la cabeza de un gobierno de derecha dominado por los militares fue vista como un medio para pacificar la indignación masiva. Al final, sin embargo, sectores predominantes de la burguesía exigieron un representante más confiable de sus intereses y los del capital extranjero, del que dependen.

El 17 de noviembre tomó posesión un nuevo presidente, Francisco Sagasti del Partido Morado de centro derecha (Partido Morado, llamado así para designar la unidad del rojo y el azul, la izquierda y la derecha). Exejecutivo del Banco Mundial, fue elegido por la burguesía por sus estrechos contactos con Estados Unidos y el capital financiero. Trabajó para el Banco Mundial en las décadas de 1980 y 1990, cuando éste imponía draconianos programas de privatización y austeridad en América Latina, y tiene un doctorado de Wharton, la prestigiosa escuela de negocios de la Universidad de Pensilvania, cuna de muchos de los ladrones financieros. que dirigen los principales bancos y empresas financieras de Wall Street.

Memorial en el Miraflores de Lima

Mientras Sagasti tomaba juramento como presidente el martes, los empresarios, al señalar que era uno de los suyos, dijeron que primero había que reactivar la economía y permitir que la propagación del COVID-19 continuara su curso hasta que se encontrara una vacuna, ya sea en el extranjero o producido por la universidad médica peruana Cayetano Heredia.

A lo largo de su vida profesional, Sagasti, un conocido tecnócrata, se ha movido entre los círculos empresariales, a nivel nacional e internacional, y el académico. Es profesor de la Universidad Católica del Perú y anteriormente enseñó en la escuela de negocios de la Universidad del Pacífico.

En un intento por calmar la ira de las masas en las calles, Sagasti invitó a los familiares de los dos jóvenes asesinados por la policía a asistir a la ceremonia de juramento y saludó repetidamente a los jóvenes manifestantes. Esta maniobra puramente oportunista pronto será olvidada mientras Sagasti avanza para cumplir con las demandas del capital peruano e internacional. Mientras tanto, los jóvenes han declarado que seguirán protestando y enfrentando a la policía, si es necesario, hasta que los asesinos de Inti y Bryan sean llevados a la justicia

En su cuenta de Twitter, la candidata a la presidencia de la izquierda burguesa 2016, Veronika Mendoza, escribió que las protestas habían llevado al poder “un gobierno de transición y una dirección parlamentaria sin golpistas ni gente corrupta”, defendiendo así al nuevo presidente que representa los intereses del capital extranjero, especialmente el de Estados Unidos. Al igual que sus homólogos en Chile, ha presentado la propuesta de una "asamblea constituyente" para reescribir la constitución peruana de 1993 como un medio para desviar el levantamiento juvenil de masas bajo el dominio del estado burgués.

Contrario al intento de Mendoza de construir ilusiones en el régimen, muchos jóvenes no confían en ningún miembro de la clase política, incluido Sagasti. Han visto a cuatro presidentes en los últimos dos años, solo uno de ellos elegido popularmente, y a todos los presidentes vivos, junto con la mayoría del Congreso, implicados en escándalos de soborno a soborno.

Ayer se realizaron vigilias en todas las principales ciudades del Perú. La principal tuvo lugar en la Plaza San Martín de Lima, lugar de encuentro de las marchas, que nuevamente se llenó de personas en homenaje a la memoria de los dos jóvenes asesinados. También hubo vigilias en la Plaza Bolívar frente al Congreso de la República, el Parque Kennedy en Miraflores y varios distritos de la capital.

En la segunda ciudad del país, Arequipa, una multitud se reunió frente a la catedral de la ciudad. Como en Lima, los participantes se vistieron de negro y llegaron con velas blancas. Se guardó un minuto de silencio por la vida de Inti y Bryan. Un contingente de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA) se sumó a la vigilia.

Manifestaciones similares se llevaron a cabo en Trujillo, en la Plaza de Armas de Cusco y en las ciudades norteñas de Tumbes y Piura, así como en las ciudades amazónicas de Tarapoto e Iquitos.

En la ciudad serrana a orillas del lago Titicaca, Puno, los jóvenes decían: "No los conocemos, pero sus muertes nos duelen".

La explosión popular que ahora entra en su novena jornada es la respuesta de las masas peruanas, y en particular de la juventud, a las intolerables condiciones de vida creadas por la desastrosa respuesta del gobierno capitalista a la pandemia del COVID-19 y la profunda recesión económica. que está llevando a millones de familias a la pobreza extrema.

Una solución a estos inmensos problemas no vendrá de la administración recién instalada encabezada por el “tecnócrata” Sagasiti o cualquier otro gobierno capitalista. Solo la clase trabajadora, desde una perspectiva internacionalista y socialista, puede llevar adelante la lucha por la democracia y la igualdad en el Perú y en las Américas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El Gobierno peruano cae tras dos muertos en protestas contra el juicio político
[17 noviembre 2020]

El WSWS y la lucha por el liderazgo revolucionario en América Latina
[3 noviembre 2020]