Estalla conflicto entre Marruecos y el Polisario en el Sahara occidental

por Alejandro López
23 noviembre 2020

Estallaron enfrentamientos entre las fuerzas militares marroquíes y el Frente Polisario (Frente Popular para la Liberación de Saguia el-Hamra y Río de Oro) después de que Rabat enviara tropas para reabrir una autopista que unía Marruecos, el Sahara Occidental y Mauritania que estaba ocupada por los manifestantes. Los enfrentamientos ponen fin a un alto el fuego de 1991, con lo que se corre el riesgo de que se produzca una guerra entre Marruecos y Argelia en una región que es un polvorín después de que el imperialismo estadounidense y europeo iniciaran guerras en Libia y Malí.

Durante las últimas tres semanas, docenas de manifestantes saharauis bloquearon el paso fronterizo de Guerguerat, cortando el comercio y el tráfico entre Marruecos y Mauritania al sur. Exigían a Marruecos que cerrara una carretera en la zona de separación patrullada por la ONU y pedían la liberación de prisioneros políticos. Rabat reaccionó en cambio desplegando en la región una brigada de 1.000 hombres acompañados de 200 vehículos, violando los términos del alto el fuego.

Una división de tanques del Polisario 2012 (Crédito: Wikimedia Commons)

Este despliegue tuvo lugar horas después de que el General Mayor estadounidense Andrew Rohling se reuniera en Agadir con el Teniente General Belkhir El Farouk, Comandante de la Zona Sur de las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos, que incluye el Sahara Occidental ocupado. Debían discutir los preparativos para el ejercicio militar del León Africano del próximo año, el mayor ejercicio de entrenamiento de las tropas de EE.UU. en África.

"La guerra ha comenzado, el lado marroquí ha liquidado el cese del fuego", dijo a la AFP el alto funcionario del Polisario Mohamed Salem Ould Salek. Sidi Omar, el representante del Frente Polisario en la ONU, dijo sobre la acción de Rabat: "Para nosotros, es una guerra abierta". El Servicio de Prensa del Sahara afirmó que el Polisario había lanzado ataques durante cinco días consecutivos contra el Real Ejército Marroquí en el Sahara Occidental, "causando pérdidas de vidas y equipos e interrumpiendo sus planes militares".

En una declaración oficial, el Rey Mohammed VI advirtió que Marruecos "sigue firmemente decidido a reaccionar, con la mayor severidad, y en defensa propia, contra cualquier amenaza a su seguridad".

El Sahara Occidental es un antiguo territorio colonial español establecido en la infame Conferencia de Berlín de 1884 para dividir a África en esferas de influencia colonial. Principalmente desierto, tiene una población de unos 500.000 habitantes. El 80% del territorio está controlado por decenas de miles de tropas marroquíes detrás de un muro de arena de 2.700 km que separa las zonas controladas por Marruecos al oeste de una zona controlada por el Polisario al este, la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática.

Además, en los últimos 40 años, se estima que 175.000 saharauis han vivido en cuatro campamentos de ladrillos de barro y lona al otro lado de la frontera en el sur de Argelia, el tradicional respaldo militar del Polisario.

El ala militar de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el Polisario fue fundada en 1973 para luchar contra el dominio colonial del régimen fascista español de Francisco Franco. En 1975, en conversaciones secretas entre Madrid, Rabat y Washington, España cedió el control del territorio poco poblado a Marruecos, que lo anexó. Sin embargo, nunca se consultó a los saharauis.

Durante 16 años se produjeron enfrentamientos entre Marruecos y el Polisario, respaldados por EE.UU., con el apoyo de Libia y Argelia. En 1991, se estableció la misión de la ONU en el Sahara Occidental para resolver la disputa. Lo que se pretendía era una misión a corto plazo para organizar un referéndum sobre el futuro del territorio —seguir siendo parte de Marruecos, convertirse en una provincia autónoma o independizarse— se prolongó durante décadas. Marruecos, respaldado por los Estados Unidos, Francia y España, siguió controlando el territorio y beneficiándose de sus minerales, en particular los fosfatos, y de los derechos de pesca.

Rabat espera el apoyo del presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden. La revista Newsweek informó: "Biden probablemente continuará apoyando la propuesta de Marruecos para la autonomía saharaui bajo el dominio marroquí, como lo hizo el presidente Barack Obama". También ha recibido el apoyo de los gobiernos capitalistas de Oriente Medio. Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Arabia Saudita, Jordania y Bahrein emitieron declaraciones defendiendo las medidas de Rabat "para asegurar el movimiento comercial e individual en la travesía", en el comunicado de los EAU.

El recurso a la guerra por parte de los estados y organizaciones burguesas se produce en medio de un recrudecimiento de la lucha de clases y de las protestas y tensiones sociales que ahora se inflaman por la pandemia COVID-19.

Hay informes de la intensificación de la represión de Marruecos en las ciudades saharauis bajo su control. Desde El Aaiún, Hassan Daoudi dijo a elDiario.es: "Todas las calles están llenas de policías. ... Estos últimos tres días ha habido enfrentamientos entre los jóvenes y la policía marroquí. Desde el viernes por la mañana, los marroquíes han empezado a saquear muchas casas de saharauis".

La monarquía marroquí y la dictadura militar argelina están aterrorizadas por el creciente movimiento de trabajadores y masas oprimidas en toda la región. El año pasado, millones de personas marcharon contra el régimen del Frente de Liberación Nacional en Argel, a medida que las huelgas se extendían al transporte público, la automoción, la educación y el crítico sector del gas natural, exigiendo la caída del régimen. Ninguna de las condiciones que provocaron las protestas "hirak" se ha resuelto.

En los últimos meses, Marruecos se ha enfrentado a huelgas de maestros, enfermeras, médicos y pilotos de aviones, a medida que la tasa de desempleo aumenta hacia el 15%. Los sindicatos han trabajado para reprimir las luchas, y el Ministro de Trabajo se jactaba recientemente de haber logrado evitar más de 1.200 huelgas en los últimos nueve meses. En otras palabras, no sólo la situación militar sino también el conflicto de clases ha convertido la región en un polvorín.

El Polisario es un movimiento nacionalista burgués que articula los intereses de una élite social corrupta que saca dinero de la ayuda internacional y del régimen argelino. Al igual que los movimientos nacionalistas burgueses a nivel internacional, reaccionó a la disolución estalinista de la Unión Soviética en 1991 desplazándose rápidamente a la derecha, abandonando sus anteriores pretensiones socialistas. Promovió una constitución "proempresa" y apeló a los Estados imperialistas como España, Francia y los Estados Unidos para que apoyaran sus llamamientos a la independencia.

También ha surgido un descontento masivo en los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, que carecen de electricidad, letrinas y suministros de alimentos fiables. La mayoría de las personas viven casi exclusivamente de la ayuda humanitaria. El año pasado se produjeron protestas masivas en apoyo de las manifestaciones de los trabajadores argelinos.

El Polisario reaccionó desplegando tanques contra los manifestantes saharauis. El North Africa Post informó: "La presión se está acumulando sobre los líderes del Polisario que actualmente se enfrentan a su peor pesadilla. Se ven desafiados por saharauis desafiantes y secuestrados que ya no pueden soportar su lamentable situación, el bloqueo y el statu quo, mientras que los generales argelinos, que solían proporcionarles todo tipo de apoyo, están luchando contra sus propios demonios, ya que el hirak sin precedentes en Argelia ha provocado la caída del gobernante de larga data Abdelaziz Bouteflika y varios de sus asociados".

Desde entonces, la dictadura argelina ordenó al "Ministerio del Interior" del Polisario que redujera drásticamente los permisos para que los automóviles o camiones salieran de los campamentos. Como resultado, los precios de los bienes de consumo primario y del combustible en los campamentos se han disparado.

El periódico en línea Yabaldi dijo a principios de este año: "Las manifestaciones se han vuelto recurrentes frente a los edificios del Polisario, cuyos líderes son ampliamente insultados en las redes sociales, y sus organismos policiales linchados por la población".

Las protestas estallaron este mes después de que las fuerzas de seguridad argelinas quemaran a dos mineros de oro saharauis hasta la muerte. Después de que los hombres se negaran a salir de un pozo minero para evitar ser detenidos, los oficiales argelinos rociaron el pozo de revestimiento con petróleo y lo incendiaron.

La lucha por los derechos democráticos del pueblo saharaui sólo puede tener éxito si se pasa a una lucha internacional, que trascienda las fronteras nacionales trazadas por el imperialismo, uniendo a los trabajadores y a las masas oprimidas de toda la región en una lucha contra el imperialismo y la guerra y por el socialismo.

El crecimiento de la lucha de clases internacional en Argelia y Marruecos, así como en Europa y los Estados Unidos, abre amplios horizontes políticos para los trabajadores de la región. La expropiación de la aristocracia financiera por la clase obrera a escala internacional puede poner en manos de los trabajadores de África los recursos económicos necesarios para construir una sociedad verdaderamente socialista y democrática. Pero nada de esto puede lograrse sobre la base de programas nacionalistas: más bien, la lucha requiere un giro decisivo hacia el socialismo y la clase obrera internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

King Hassan of Morocco: world leaders mourn a ruthless despot
[28 julio 1999]

Western Saharan activist admitted into Morocco
[9 enero 2010]