1,5 millones de muertos por la pandemia de coronavirus en todo el mundo

por Bryan Dyne
7 diciembre 2020

El mundo superó un sombrío hito el jueves por la mañana: 1,5 millones de vidas perdidas en todo el mundo por la actual pandemia de coronavirus. Más de 10.000 personas mueren cada día a causa de esta enfermedad mortal, un 50 por ciento más que en el momento más álgido de la primera oleada de la pandemia en abril y más del doble de la tasa de mortalidad diaria a principios de octubre.

Otra medida de la propagación de la pandemia es el número de casos confirmados de la infección, que acaba de pasar los 66 millones. Casi 600.000 personas contraen el virus cada día, en comparación con los menos de 300.000 nuevos casos diarios de hace dos meses. La duplicación tanto de los casos diarios como de las tasas de mortalidad diaria son claros indicadores de que los gobiernos de todos los países han permitido que el virus se propague con furia entre la población mundial sin ningún control.

El personal médico transfiere a un paciente de COVID-19 de una clínica estatal a una privada que fue tomada bajo control estatal, en la ciudad norteña de Salónica, Grecia, el domingo 29 de noviembre de 2020. El Ministerio de Salud de Grecia se ha apropiado por la fuerza de dos clínicas y su personal en la segunda ciudad más poblada del país, donde el brote es más severo. (Foto AP/Achilleas Chiras)

En respuesta a los casos surgidos en todo el mundo, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió en una reciente reunión informativa para la prensa: "No es momento para la autocomplacencia, especialmente con la proximidad de la temporada de vacaciones en muchos países y culturas". Señaló que si bien en algunas zonas del mundo se había registrado una reducción de los nuevos casos en los últimos días, "las ganancias pueden perderse fácilmente y todavía se registraba un aumento de los casos en la mayoría de las demás regiones del mundo y un incremento de las muertes".

Esto es más cierto en los Estados Unidos, donde la situación sigue siendo más grave. Hay ahora más de 14,7 millones de casos y 285.000 muertos en todos los estados y territorios, más que en cualquier otro país del mundo. Más de 100.000 personas en el país están hospitalizadas a causa de la enfermedad. Un promedio de más de 175.000 personas se infectan cada día y casi 2.000 mueren. Se proyecta que la tasa de mortalidad diaria superará las 3.000 personas este mes.

Como dijo elpPresidente electo Joe Biden el miércoles, "No quiero asustar a nadie aquí, pero entiendan los hechos, es probable que perdamos otras 250.000 personas muertas entre ahora y enero". Sin embargo, en lugar de pedir un cierre nacional y un cese de emergencia de toda la producción no esencial para salvar vidas como una de las medidas necesarias para poner fin a la pandemia, Biden declaró: "Ya no tenemos que cerrar".

Tales declaraciones van en contra de la realidad. Cuarenta y siete de los 50 estados del país tienen una "propagación incontrolada" del coronavirus, según el sitio web CovidExitStrategy. A escala nacional, el número de los que ahora dan positivo por el coronavirus supera 1 de cada 10. El rastreo de contactos es esencialmente imposible, lo que significa que los que están expuestos a uno que está infectado no son alertados y la miríada de cadenas de transmisión de COVID-19 permanecen intactas.

El número de muertes en Europa en su conjunto es incluso mayor que el de los Estados Unidos, que actualmente es de más de 416.000. Hay más de 5.000 muertes diarias en el continente, lo que significa que al ritmo actual, el número de muertes por coronavirus en Europa alcanzará las 500.000 antes del día de Navidad. El número de nuevos casos supera ahora los 200.000 cada día, y el total de infecciones superó los 18 millones el viernes.

Italia tiene ahora un promedio de más de 700 muertes diarias, sólo ligeramente inferior a su pico en marzo y abril. Su número de nuevas infecciones, aunque tiende a disminuir debido a las recientes medidas de confinamoento, sigue siendo actualmente de más de 20.000 cada día, unas cuatro veces los casos diarios conocidos durante el pico de la primera oleada del país.

De forma similar, en el Reino Unido, todavía hay más de 400 muertes en el país cada día. La política de facto del gobierno de Johnson de "inmunidad colectiva", adoptada ahora por los gobiernos de todos los principales países capitalistas, ha hecho que el número total de muertos supere las 60.000 personas. Además, el número de "exceso de muertes" en el país, que según las investigaciones es una mejor medida de la verdadera escala de la pandemia, es muy superior a 70.000.

Bélgica tiene actualmente el mayor número de muertes per cápita de todos los países del mundo, con 1.467 muertes por millón de personas. Esto se ha debido en gran parte al abandono por parte del gobierno de la atención médica para los residentes de las residencias de ancianos en Bélgica durante la epidemia de coronavirus. Al mismo tiempo, el nuevo primer ministro, Alexander De Croo, declaró cuando tomó posesión de su cargo en octubre que no considerará un cierre en el país por más vidas que se pierdan. "Déjenme ser muy claro", afirmó De Croo, "Nuestro país, nuestra economía y nuestros negocios no pueden soportar un nuevo cierre general".

Los países de Sudamérica también están experimentando una segunda ola de casos de coronavirus y muertes. Hay más de 11,3 millones de casos en todo el continente, y más de 330.000 muertes. El jueves se registraron más de 74.000 nuevos casos y casi 1.300 muertes.

El país más afectado en el hemisferio sur sigue siendo Brasil, que se enfrenta a un pico de casos similares a los del verano, cuando hubo más de 40.000 nuevos casos al día. La tasa de mortalidad diaria del país es actualmente de más de 500 y va en aumento. El número oficial de casos y el número de muertes, cifras que el presidente fascistizante Jair Bolsonaro ha tratado de censurar, son de 6,5 millones y 176.000, respectivamente.

Un desastre comparable sigue produciéndose en la India, que tiene más de 9,6 millones de casos y ha sufrido casi 140.000 muertos. Sin embargo, un comité nombrado recientemente por el Gobierno ha estimado que esas cifras son muy inferiores a la realidad y que es probable que para febrero la mitad de la población de la India, de 1.300 millones de habitantes, se haya infectado por el contagio.

El hecho de que la pandemia se haya arraigado tanto en cada ciudad, estado y país del mundo es un testimonio de las verdaderas prioridades de cada gobierno. Las medidas de salud pública necesarias para acabar con el coronavirus son conocidas y se ha demostrado que funcionan en el número limitado de casos en que se han aplicado. Sin embargo, en cambio— desde los Estados Unidos, pasando por Europa, América del Sur, Asia meridional y otros lugares— los beneficios de las empresas y los dividendos del mercado de valores se están colocando por encima de las vidas humanas.

El Dr. Tedros dijo: "La pandemia nos ha llevado a una bifurcación del camino", y "no podemos —no debemos— volver a los mismos patrones de explotación de la producción y el consumo, el mismo desprecio por el planeta que sostiene toda la vida, el mismo ciclo de pánico y abandono, y las mismas políticas divisorias que alimentaron esta pandemia".

Si bien es cierto, esto no puede hacerse a través de un llamamiento a los líderes mundiales y al sistema social que permitió que el coronavirus se volviera tan mortal en primer lugar. El propio capitalismo se ha revelado totalmente incapaz de satisfacer las necesidades sociales más básicas y urgentes de la época. La solución a la pandemia no es, pues, un renovado nacionalismo burgués, sino la lucha por el socialismo internacional dirigida por la única fuerza revolucionaria de la sociedad, la clase obrera.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El invierno mortal del capitalismo
[5 diciembre 2020]

ILO survey reveals COVID-19 impact on Bangladeshi women garment workers
[4 diciembre 2020]

US coronavirus pandemic deaths heading towards 3,000 per day
[3 diciembre 2020]

Canadian government’s fiscal update intensifies criminal drive to keep “economy open” as pandemic rages
[3 diciembre 2020]

La pandemia de coronavirus y el caso a favor de expropiar a la oligarquía financiera
[3 diciembre 2020]