El partido español Podemos minimizó a propósito el peligro del COVID-19 desde enero

por Alejandro López
24 diciembre 2020

Revelaciones del diario conservador ABC confirman que el gobierno español del Partido Socialista Obrero Español y Podemos sabía de las implicaciones mortales del COVID-19 ya desde finales de enero. Un mes y medio después, mientras estaba minimizando los riesgos planteados por la pandemia, el Ministerio de Defensa buscaba afanosamente, evaluaba y contrataba los equipos de protección personal (EPP) más recientes de nivel militar para el ejército. Por lo menos cuatro grandes contratos se firmaron en este período.

En septiembre pasado, el WSWS observó que las revelaciones del famoso periodista Bob Woodward de que el presidente estadounidense Donald Trump engañó deliberadamente al público sobre la seriedad de la pandemia de COVID-19 también exponía a Podemos. Como parte del gobierno, tenía acceso a información similar a la de Trump mediante la inteligencia española. Es más, como Trump, hicieron declaraciones engañosas minimizando los riesgos planteados por el virus.

Esto ha sido confirmado ahora por el artículo del diario conservador ABC, "Defensa firmó cuatro contratos para protegerse de Covid antes del estado de alarma". Cotejar la información presentada por las revelaciones de Woodward con la de ABC muestra una cronología clara que implica criminalmente a Podemos.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. (Fuente de la imagen: PODEMOS/YouTube)

Bob Woodward reveló que el 28 de enero a Trump le informó su asesor de seguridad nacional, Robert C. O'Brien: "Esta será la mayor amenaza a la seguridad nacional que usted tendrá como presidente. ... Será lo más duro a lo que usted se enfrente".

Como comentó el WSWS, esto fue sin dudas compartido en ese momento con el gobierno del PSOE y Podemos y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el principal servicio de inteligencia español. El vicepresidente del gobierno y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, integra el comité que dirige, supervisa y controla la actividad del CNI. El CNI trabaja estrechamente con la CIA y otros servicios de inteligencia de la OTAN, evaluando asuntos identificados como grandes amenazas a la seguridad nacional española —incluso pandemias, según sus documentos de estrategia más recientes.

El 1 de febrero, días después de que informaran a Trump de los peligros del COVID-19, el Ministerio de Defensa español firmó un contrato para productos de limpieza y desechables anticipando la pandemia. Fue el primero de cuatro contratos que hiciera antes de que el gobierno del PSOE y Podemos anunciara el estado de alarma y la política de confinamiento el 14 de marzo, mientras se extendían las huelgas desde Italia por toda Europa, incluyendo la industria de la fabricación de componentes de coches en España.

Mientras se realizaba el contrato, sin embargo, no se estaba alertando al público sobre los peligros del virus. Acontecimientos masivos como el Congreso Mundial de Mobilise, con una concurrencia anual de cerca de 100.000 personas, no fueron cancelados.

Un día antes, el 31 de enero, Fernando Simón, el coordinador de emergencias sanitarias, decía que "España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado" y añadió que esperaban que "no haya transmisión local y en ese caso sería muy limitada y muy controlada".

El día del contrato, se detectó el primer caso confirmado de COVID-19 en las Islas Canarias. Pedro Sánchez dijo que la emergencia sanitaria le "preocupa", pero que "tenemos un sistema nacional de salud fantástico". Añadió, "España tiene un sistema sanitario fuerte y red de alerta y detección con expertos profesionales que desde el primer minuto trabajan siguiendo las recomendaciones de la OMS".

El 7 de febrero, Trump le dijo a Woodward que el presidente chino Xi Jinping le había advertido sobre el COVID-19: "Esto es mortal. Es más mortal que ... hasta tus gripes agotadoras ... esto es el 5 por ciento [la tasa de mortalidad] contra el 1 por ciento y menos del 1 por ciento". Trump añadía, "Va por el aire, Bob. Eso es siempre más duro que el tacto".

Sin embargo, el gobierno español del PSOE y Podemos no tomó ninguna medida. Siguieron los vuelos de y a Italia y China, dos puntos calientes. En público, Podemos, igual que Trump, minimizó el virus.

El portavoz del Podemos, Pablo Echenique, que además es científico en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, tuiteó el 25 de febrero que el COVID-19 es "una gripe menos agresiva que la gripe anual" y que estaba "absolutamente controlado en España". Atacó al "pseudoperiodismo de los reporteros con mascarilla", por advertir de la amenaza del COVID-19. Dio como ejemplo "el rigor y la profesionalidad" del periodista Lorenzo Milá, quien estaba desestimando la seriedad del virus.

Mientras Echenique ridiculizaba la pandemia mortal, y mientras el Ministerio de Sanidad de su gobierno no tomaba ninguna medida significativa para parar su difusión, el Ministerio de Defensa estaba firmando otros tres contratos. ABC informa: "Los cuatro contratos adjudicados antes del estado de alarma están destinados a la compra de material de distinta tipología. En todos los casos se trata de elementos útiles para evitar los contagios o, al menos, prevenirlos: desde los citados kits de protección biológica hasta materiales desechables de limpieza pasando por gel hidoalcohólico o sustancias desinfectantes".

Mientras el ejército se hacía con EPP y otros equipos protectores, los trabajadores de la sanidad se estarían enfrentando pronto al virus casi con las manos vacías; muchos enfermarían y morirían. Las cifras publicadas en julio muestran que España tenía una de las tasas de contagio más altas entre los empleados de la sanidad —51.849, según la Federación Europea de Médicos Asalariados. Era mayor que el número de trabajadores de la sanidad contagiados en Italia (24.683) y Francia (25.727) juntos. Sesenta y tres de ellos murieron en España durante la pandemia.

El 24 de febrero, España detectaba el primer caso de COVID-19 en la península, en las densamente pobladas regiones de Madrid, Cataluña y Valencia. El 2 de marzo, el Ministerio de Defensa realizó otro contrato por EPP. Sin embargo, el Consejo de Seguridad Nacional de España todavía restaba importancia a la amenaza planteada por el virus dos días después, colocando la pandemia como uno de los 15 escenarios de riesgo contemplados menos probables. Iglesias estuvo en esa reunión.

Ignoraron a la OMS, que ya estaba publicando advertencias de que el virus ya se había extendido a España. Por entonces en Italia las escuelas ya estaban cerradas.

En ese momento, Podemos estaba concentrado en su creación, la ley de Libertad Sexual, para definir cualquier relación sexual no consensuada como violación y establecer tribunales especiales para juzgar los crímenes sexuales. A principios de marzo, hizo llamamientos repetidos a participar en la marcha feminista por el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo. Para entonces, ya había 17 muertos confirmados y casi 600 contagiados registrados. Contra los consejos de la OMS, el gobierno dejó que procediera la manifestación, que congregó a unas 120.000 personas, y a la que asistieron ministros del PSOE y Podemos.

El 10 de marzo, el gobierno del PSOE y Podemos adoptó medidas limitadas, como prohibir eventos deportivos y los vuelos a Italia —que era entonces el país europeo más golpeado por el COVID-19. Mientras tanto, el Ministerio de Defensa firmaba otros dos contratos, el 11 y el 13 de marzo, un día antes de que el gobierno adoptara un cambio brusco en la política en medio de una oleada de huelgas por toda Europa. El 13 de marzo, el presidente del gobierno Pedro Sánchez anunció repentinamente una cuarentena a nivel nacional.

La conspiración de Podemos contra los trabajadores y los jóvenes sigue hasta el día de hoy. La prioridad del gobierno español sigue siendo obligar a los trabajadores a volver al trabajo y a los niños a volver a las escuelas para generar ganancias mientras se riega con miles de millones de euros de rescates de la Unión Europea (UE) a los bancos y las grandes empresas. El propio Iglesias integrará el comité para distribuir €140 mil millones a los superricos.

Esta política ha llevado a más de 70.000 muertes y más de 1,8 millones de contagios en España. A nivel mundial, la cifra de muertos está ahora en más de 1,7 millones y total de casos en casi 78 millones a nivel mundial. Como en casi toda Europa, España está ahora ante una tercera ola, sin haber logrado jamás controlar la segunda.

Solo se puede encontrar respuesta a la crisis social y pública a la que se enfrentan millones de personas oponiéndose a las políticas "populistas de izquierdas" de Podemos y luchando por un movimiento internacionalista, socialista de la clase trabajadora europea e internacional.

Es esencial asimilar la experiencia de Podemos en España y en todo el mundo. Es una advertencia de que sus aliados internacionales —los DSA en los Estados Unidos, el partido La Izquierda en Alemania, Francia Insumisa, y Syriza en Grecia— implementarían asimismo la "inmunidad colectiva" si estuvieran en el poder. Originados en la clase media pudiente y basados en las políticas identitarias de raza y género, estos partidos están totalmente orientados a proteger los privilegios que obtienen del sistema capitalista.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Podemos niega el peligro creciente de un golpe militar fascista en España
[7 diciembre 2020]

Aumentan las muertes mientras el gobierno español del PSOE y Podemos intensifica el ataque a los inmigrantes
[3 diciembre 2020]