La debacle de la distribución mundial de la vacuna COVID se refleja en los EE.UU.

por Benjamin Mateus
20 enero 2021

La reciente experiencia con la distribución no equitativa de la vacuna COVID-19 no hace más que demostrar que la asignación global de recursos humanos organizada bajo el capitalismo es un fracaso abyecto. A pesar del impresionante logro de producir vacunas seguras y eficaces contra el SARS-CoV-2 en menos de un año, el mundo se enfrenta a la realidad de que la entrega de estas terapias que salvan vidas es desorganizada, caótica y se gestiona bajo el dictado de los mercados.

Miembros de la Guardia Nacional de Connecticut esperan para registrar los vehículos de la mayor clínica de vacunación COVID-19 de Connecticut, el lunes 18 de enero de 2021, en East Hartford, Connecticut. (AP Photo/Jessica Hill)

Según el rastreador de vacunas de Bloomberg, se han administrado aproximadamente 42,2 millones de dosis en 51 países, un promedio diario aproximado de 2,43 millones de dosis por día, la mayoría de las cuales corresponde a países de altos ingresos. En los Estados Unidos se han administrado 14,3 millones de dosis o 4,4 dosis por cada 100 personas, y se ha administrado el 46% de todas las vacunas distribuidas. Al menos 1,8 millones han completado el régimen de dos dosis en todo el mundo. Sólo Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y el Reino Unido están a la cabeza de los Estados Unidos.

En cambio, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que sólo se han administrado 25 dosis de las vacunas en un país de bajos ingresos. "Necesito ser franco. El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico, y el precio de ese fracaso se pagará con vidas y medios de subsistencia en los países más pobres del mundo". Con más de 8 mil millones de dosis de vacunas reservadas en docenas y docenas de acuerdos para asegurar el acceso a las vacunas, según todos los indicios, si éstas se distribuyeran uniformemente, al menos la mitad de la población mundial podría tener aseguradas dos dosis para completar el régimen de vacunación.

COVID-19 dosis de vacuna per cápita (Fuente: Nuestro Mundo en Datos)

La iniciativa COVAX de la OMS se creó en asociación con GAVI y la coalición para la preparación ante epidemias con el fin de garantizar un acceso equitativo a la vacuna en todos los países del mundo para entregar 2.000 millones de dosis. Sin embargo, el acaparamiento deliberado de vacunas por parte de las naciones ricas mediante el pedido anticipado de millones de dosis ha llevado a muchos países que se han unido a COVAX a realizar acuerdos bilaterales con los fabricantes de vacunas para hacer subir los precios y limitar el acceso de los países en desarrollo a un futuro indeterminado.

En toda África, una segunda ola de la pandemia amenaza con inundar el frágil sistema de atención de la salud en todo el continente. Países como Nigeria, Zimbabwe, el Senegal, el Sudán, Sudáfrica y la República Democrática del Congo informan de que la capacidad de los hospitales y los suministros de oxígeno se están agotando.

El Financial Times informó de que "la tasa de mortalidad en todo el continente este mes superó por primera vez el promedio mundial". Con casi 3,3 millones de infecciones, África ha visto 80.000 muertes durante los meses de intervención de la pandemia o una tasa bruta de letalidad de más del 2,42%, más alta que la de Europa con el 2,27% y la de los EE.UU. con el 1,66%, en comparación. A pesar de que la edad media es mucho más joven, sin recursos adecuados, las naciones africanas se enfrentarán a un reto considerable. La entrega de vacunas a los trabajadores de atención sanitaria de primera línea en estas regiones es una prioridad fundamental.

Mapa de países por estado de aprobación: (Verde oscuro) Aprobado para uso general, vacunación masiva en curso (Verde claro) EUA concedido, vacunación masiva en curso (Naranja) EUA concedido, vacunación limitada (Azul oscuro) Aprobado para uso general, vacunación masiva prevista (Azul claro) EUA concedido, vacunación masiva prevista (Amarillo) EUA pendiente

A pesar del predominio mundial de los Estados Unidos en cuanto a su riqueza, ha demostrado su total incompetencia para organizar una iniciativa nacional de vacunación masiva. Después de prometer a los estadounidenses que 100 millones serían inoculados en 100 días, un mes después de que se administrara la primera vacuna, se vacunaron menos de 12 millones.

La fase inicial del despliegue de la vacuna tenía por objeto inocular a los 24 millones de trabajadores de la salud y residentes de los asilos de ancianos de todo el país. Aquellos en el campo de la medicina, por la naturaleza de su ocupación, tienen el mayor riesgo de infección. Mientras tanto, los ocupantes de las instalaciones de cuidados a largo plazo poseen el mayor riesgo de gravedad de la enfermedad y muerte asociada con COVID-19 debido a su edad y estado médico. Sin embargo, como el gobierno federal dejó que cada estado con pocos recursos desarrollara su plan de despliegue, ha sido una vergüenza calamitosa. Como señaló STAT News, "La mayoría de los pasos en falso hasta ahora se derivan del mismo problema: decisiones de priorización que ignoran la ciencia de la evaluación de riesgos y dejan demasiado al azar".

Tal vez sea caracterizado mejor por la Dra. Camara Jones, la expresidenta de la Asociación Americana de Salud Pública, cuando dijo a Business Insider, "Sabes, es el Salvaje Oeste allá afuera. Es algo así como lo opuesto a un plan de distribución equitativa, si hubiera un plan. Pero no hay ningún plan! ¡No hay ningún plan!"

No hay soluciones rápidas para este predicamento en desarrollo, haciendo que los movimientos a las siguientes fases del despliegue de la vacuna con la intención de inocular a 180 millones sea una receta para el desastre. Los estados tendrán que identificar rápidamente decenas o cientos de miles de personas con condiciones médicas que aumenten su riesgo de contraer COVID-19 grave. Para agravar esto, se intentará estratificarlas por edad en un cálculo complicado para ver quién debe recibir las vacunas primero. Muchas personas mayores se enfrentan a desafíos tecnológicos, lo que dificulta la comunicación de cuándo y dónde deben ir a vacunarse.

En una reacción instintiva a esta catástrofe, los estados están recurriendo a herramientas de desastres naturales para determinar la distribución de las vacunas. Sus decisiones se basarán en la evaluación del número de personas que viven en un condado y en el uso del índice de vulnerabilidad social (IVS), que utiliza datos como la pobreza, el acceso a vehículos y el hacinamiento de los residentes, para proporcionar una puntuación de vulnerabilidad para cada zona del censo de los Estados Unidos. Las farmacias se están convirtiendo en el principal mecanismo de administración de vacunas.

Estos esfuerzos pueden exacerbar la situación. Como señaló STAT News, "Utilizar la población como factor significa que las comunidades densas, por el mero hecho de estar pobladas, recibirán muchas más dosis de las que necesitan". Además, el IVS no tiene en cuenta el historial clínico individual o los determinantes sociales clave de la salud a nivel de condado, como la calidad del aire y la proximidad a las tiendas de comestibles en función del código postal. Y depender de las farmacias para la distribución deja fuera a las personas que viven en los desiertos de farmacia, que son más comunes en los barrios de bajos ingresos, las comunidades de color y las zonas rurales".

A medida que los estados se mueven para depender de las farmacias, CNN informó recientemente que CVS y Walgreens han sido objeto de críticas por parte de los funcionarios de salud por el lento despliegue de sus programas de vacunación en los hogares de ancianos. Trabajando en asociación con el gobierno federal, los equipos de estas farmacias han sido encargados de vacunar a los residentes de los asilos y a su personal. Hasta la semana pasada, sólo se había administrado una cuarta parte de los 4,7 millones de dosis asignadas.

Joseph Biden, hablando en Wilmington, Delaware, dijo la semana pasada, "No estamos escatimando esfuerzos para que los estadounidenses se vacunen. Seguimos en un invierno muy oscuro. La tasa de infección ha subido un 34 por ciento. Vemos 3.000 o 4.000 muertes por día. Las cosas empeorarán antes de mejorar".

Aunque Biden ha pedido que los centros de vacunación apoyados por el gobierno federal utilicen FEMA para supervisar su construcción, así como los sitios de inmunización de la comunidad, como Trump, dependerá de las farmacias comerciales para distribuir las vacunas. "El despliegue de la vacuna en los Estados Unidos ha sido un fracaso hasta ahora", dijo. "Este será uno de los esfuerzos operativos más desafiantes que hemos emprendido como nación. Tendremos que mover cielo y tierra para que más gente sea vacunada." Sin embargo, no se mencionó un cierre para detener la marea de muertes.

(Artículo publicado el 18 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

¡Liberen a la denunciante de casos de COVID-19, Rebekah Jones!
[19 enero 2021]

Las muertes en EE.UU. por COVID-19 llevan a un descenso de más de un año en la esperanza de vida
[19 enero 2020]

El plan de "recuperación" de Biden no logrará aliviar la miseria social ni detener las muertes por la pandemia
[18 enero 2020]

Three million in Los Angeles County have been infected with COVID-19 as workplace outbreaks reach all-time high
[16 enero 2021]

Número récord de muertes y hospitalizaciones por COVID-19 en los EE.UU. mientras la pandemia perdura
[11 enero 2020]